Libros con imaginación incorporada

El libro está siendo uno de los productos más estudiados por la industria de la realidad aumentada, donde el mundo real y el virtual conviven como buenos vecinos. Prueba de ello es la iniciativa AR-Books.com, el primer portal de libros educativos que aplica esta tecnología. Bienetec, empresa especializada en tecnología…

Libros con imaginación incorporada

El libro está siendo uno de los productos más estudiados por la industria de la realidad aumentada, donde el mundo real y el virtual conviven como buenos vecinos. Prueba de ello es la iniciativa AR-Books.com, el primer portal de libros educativos que aplica esta tecnología.

Bienetec, empresa especializada en tecnología para el bienestar que trabaja desde la Ciudad Politécnica de la Innovación, ha puesto en marcha esta iniciativa en colaboración con la unidad LabHuman del Instituto de Bioingeniería y Tecnología Orientada al Ser Humano (I3BH) de la Universidad Politécnica de Valencia.

La realidad aumentada, al contrario que la realidad virtual, no sustituye a la realidad física, sino que superpone imágenes virtuales sobre los objetos del mundo real. Se necesita una webcam y un ordenador para bordear las fronteras de una nueva dimensión conformada por gráficos en 3D que se despliegan por medio de ‘marcas’. Como un libro en relieve pero con la textura de lo mágico.

AR-Books ofrece un valor añadido a los libros convencionales de papel. Enriquece el contenido y perfecciona las herramientas de aprendizaje con elementos interactivos que motivan al estudiante, según explica la compañía.

El primer libro de la colección, Curso para la mejora de la capacidad espacial, está basado en la tesis doctoral Estudio y evaluación de contenidos didácticos en el desarrollo de las habilidades espaciales en el ámbito de la Ingeniería, que muestra como un entrenamiento intensivo basado en la realidad aumentada puede mejorar la capacidad espacial de los alumnos.

Todo son bienaventuranzas para esta tecnología que ya se ha adentrado en campos como la cirugía, los videojuegos, las maquetas arquitectónicas, la publicidad, los dispositivos de navegación y simulación y, por supuesto, la educación. Los libros de ficción también caerán en sus redes. Poco a poco irá invadiendo el mundo y amplificando todos sus ámbitos.

Según el portal, “AR-Books.com nace con el objetivo de reinventar la manera de leer los libros, complementando las ilustraciones y fotografías que tradicionalmente se intercalan en los contenidos textuales y posibilitando una experiencia interactiva tridimensional”.

Esta nueva forma de lectura determinará también nuestra manera de pensar. Los libros siempre han sido puertas que se abren para desplegar los grafismos de la imaginación. Nicholas Carr en su libro Superficiales explica que, “a largo plazo, el contenido de un medio importa menos que el medio en sí mismo a la hora de influir en nuestros actos y pensamientos”. Es decir, que la tecnología no es una inofensiva herramienta, sino que es un medio que “moldea lo que vemos y cómo lo vemos”.

El pensador estadounidense, en su polémico artículo ¿Google nos vuelve estúpidos?, pone sobre la mesa uno de los debates más sustanciales de los últimos tiempos: “¿estamos sacrificando nuestra capacidad para leer y pensar en profundidad?”. Y lo hace con pruebas empíricas que demuestran que la tecnología puede modificar nuestros procesos neuronales. Lo que significa que la lectura superficial de la red puede derivar en un mengua de nuestra capacidad de reflexión y pensamiento profundo. Si lo que Carr sostiene es cierto, ¿cómo afectarán a nuestra imaginación los libros que incorporen la realidad aumentada?