Y la melodía surge de un piano de juguete

La música entendida como poesía y fantasía. Víctor Trescolí utiliza cajas de música, platillos de latón, papel de lija, timbres de bicicleta y pianos de juguete. La imaginación se convierte en una pegadiza melodía cargada de teatralidad, fantasía e ilusión. «El encuentro con el toy piano sucedió como válvula de…

Y la melodía surge de un piano de juguete

La música entendida como poesía y fantasía. Víctor Trescolí utiliza cajas de música, platillos de latón, papel de lija, timbres de bicicleta y pianos de juguete. La imaginación se convierte en una pegadiza melodía cargada de teatralidad, fantasía e ilusión.

Piano de juguete o toy piano, poesía convertida en música en las manos de Víctor Trescolí. Foto: Marta Ortells/Juanma Mallén.

Piano de juguete o toy piano, poesía convertida en música en las manos de Víctor Trescolí. Foto: Marta Ortells/Juanma Mallén.

«El encuentro con el toy piano sucedió como válvula de escape del piano tradicional y, de alguna manera, refrescó en mí aquellas sensaciones que tuve de niño en mis primeros encuentros con el piano, lo cual me cautivó». Víctor Trescolí todavía no ha cumplido 30 años y ya impresiona, tanto por su trayectoria profesional como por la creatividad que demuestra cada vez que coloca sus dedos sobre las teclas de un piano. Del tipo que sea.

Uno de los instrumentos por los que más pasión muestra es el piano de juguete o toy piano, considerado tanto juguete musical como instrumento profesional. Aunque hay una gran variedad de toy piano, todos tienen unas características similares. Víctor afirma que «en su forma suelen imitar a los pianos tradicionales de pared y de cola pero, en vez de tener cuerdas en su interior, poseen unas barras de metal que son golpeadas por unos martillos al accionar las teclas«.

En un primer momento puede parecer más un hallazgo de tendencia retro o de un paseo dominical por el rastro. Todo lo contrario. La historia del toy piano en la música clásica contemporánea se inicia con John Cage al componer la ‘Suite for Toy Piano’ en 1948 para el espectáculo de danza ‘Diversión’. Artistas como Christopher Hoobs, Wendy Mae Chambers o Bernd Wiesemann han escrito su nombre junto a este pequeño instrumento en la historia de la música clásica contemporeánea. Quizás Margaret Leng Tan es la artista que más lo ha exprimido.

«El toy piano es ampliamente utilizado en la actualidad y no solo en la música clásica. En ámbitos como el pop, el rock o músicas más alternativas se usa frecuentemente aunque muchas veces pasa inadvertido, como en el tema de Lenny Kravitz ‘I belong to you’«. La sorpresa ante el sonido que emite es una de las reacciones que Víctor aprecia en el público durante sus conciertos. La última vez fue el pasado 18 de diciembre, en el Taller L’Alambre, asociación valenciana cultural de artes escénicas. «La gente siempre muestra curiosidad, es gracioso ver cómo las personas se sorprenden por el sonido y por todas las posibilidades del toy piano».

Víctor Trescolí, junto a su piano de juguete. Foto: Marta Ortells/Juanma Mallén.

Víctor Trescolí, junto a su piano de juguete. Foto: Marta Ortells/Juanma Mallén.

Objeto de estudio

Víctor Trescolí ha dedicado al piano de juguete su último estudio de investigación como trabajo final del Máster en Música de la Universidad Politécnica de Valencia. Toda su formación gira en torno a la música. Finalizó sus estudios superiores de piano en el Conservatorio Superior de Castellón con el pianista Brenno Ambrosini. Hizo las maletas y cursó un Máster en Interpretación Pianística en el Conservatorium van Amsterdam (Holanda) con David Kuyken. «Allí realizé un estudio sobre la interpretación de la ‘Música Callada’ de F. Mompou, como proyecto final. También estudié dirección de orquesta e intrumentos de época como el clavecín y el pianoforte».

Evita poner etiquetas a la música que interpreta, prefiere describirla con palabras que giran alrededor del teatro, de la fantasía y de la imaginación. A eso ayuda la combinación de instrumentos que incorpora. «En mis conciertos me gusta siempre interpretar obras originales para toy piano. Me costó mucho esfuerzo pero he conseguido recopilar un listado de más de 200 obras escritas para este instrumento y me gusta difundirlo. Los instrumentos que uso suelen ser requeridos por el compositor, desde una melódica, una caja de música, un xilófono de juguete, unos platillos de latón o hasta el uso de la electrónica».

Ha realizado conciertos junto con el resto de personas con las que comparte las agrupaciones Art! Trío, ganadores del último concurso de la Academia Valenciana de la Música, o el Grup Mixtour, con los que ha pasado por salas como el Club Diario Levante o Teatros del Canal (Madrid) o por el Festival Punto de Encuentro, además de colaborar con Alart Quartet.

Con una mentalidad inquieta, se plantea nuevos proyectos para el futuro. Por ejemplo, un proyecto monográfico con música del compositor austríaco Karlheinz Essl. Con Grup Mixtour pronto emprenderán su segundo proyecto, Toys & Tierkreis, en el que abordarán música de Stockhausen con el elemento central del toy piano.

La pasión por la innovación de este artista se denota de sus palabras. «Mi formación es clásica en cuanto al piano pero con el toy piano es distinto, siento libertad de ir saltando de un lugar a otro. Quizás mi único objetivo sea ese, no estar atado a nada preconcebido».