Papá, quiero un iPad

“Su manejo es tan sencillo que hasta un niño sabría usarlo”. Es la frase más repetida por los amantes incondicionales de cualquier producto Apple. El iPad, la tablet de la marca de la manzanita, es sin duda el mejor ejemplo. Se maneja con un dedo, es potente e intuitiva. Un…

Papá, quiero un iPad

“Su manejo es tan sencillo que hasta un niño sabría usarlo”. Es la frase más repetida por los amantes incondicionales de cualquier producto Apple. El iPad, la tablet de la marca de la manzanita, es sin duda el mejor ejemplo. Se maneja con un dedo, es potente e intuitiva. Un juguete para adultos que hace furor entre los niños.

El 44% de los niños de EE.UU. querrían tener un iPad. Foto, Nielsen

El 44% de los niños de EE.UU. querrían tener un iPad. Foto, Nielsen

Acérquese al niño que tenga más cerca y pregúntele qué le gustaría que le hubieran traído los reyes. Posiblemente en su carta, entre las Monster High y los Ben ten, no es de extrañar que se hubiera colado un iPad. Según un estudio de la consultora norteamericana Nielsen, un 44 por ciento de los niños estadounidenses entre 6 y 12 años, habrían pedido uno estas navidades.

Las consolas y videojuegos llevan décadas instalados en nuestras vidas y, nos guste o no, ya forman parte indispensable de los juegos, e incluso de la educación de los niños de todas las edades. Pero aquí estamos hablando de un aparato tecnológico de última generación que en su versión más básica se vende por 479 euros. Un dispositivo de diseño ultra-compacto, pero que puede romperse si se cae al suelo. Quizá no es el juguete más adecuado para regalar a un niño de seis años, aunque puede convertirse en un buen aliado para sus padres.

Una máquina a su medida

Siempre que se utilice acompañado de un adulto (más que nada para evitar que puedan romperlo) el iPad representa la interfaz de juego ideal para los más pequeños. Si dejamos que un niño intente usar un programa infantil en un pc convencional, le costará manejar el ratón con precisión, es posible que toque alguna tecla que no deba o que accidentalmente acabe en algún lugar de nuestro ordenador no permitido a los niños.

Aquí es donde el iPad compite con muchísima ventaja. La mayoría de las aplicaciones para niños están concebidas para usarse con un dedo. Puesto que el iPad tiene un único botón, es difícil que el chaval toque donde no deba o pueda borrar accidentalmente datos o programas importantes.

El iPad causa furor entre los niños. Foto, Alberto Araque

El iPad causa furor entre los niños. Foto, Alberto Araque

El público infantil es un segmento de mercado muy importante y los fabricantes de aplicaciones lo saben. Por eso iTunes tiene su propia sección de apps para niños, en la que podemos encontrar más de 3.000 referencias diferentes dirigidas al público infantil. Curiosamente aunque los tiempos hayan avanzado, los programas que más triunfan son aquellos que más se parecen a los juegos tradicionales, simplemente parece ser que había que cambiarles el envoltorio.

Los rompecabezas, descubre las diferencias, el laberinto, el tres en raya, aprende los colores, toca el piano o busca parejas. Los niños siguen disfrutando con estos juegos sencillos y educativos pero ahora son Buzz Lightyear, Elmo, Dora Exploradora o Lola y su tren quienes invitan a jugar a los más pequeños. Pero lo más curioso de todo quizá sea el nuevo concepto que el iPad está traspasando a los libros infantiles.

A la letra escrita se le suma la interactividad, y esto ha movido a las grandes editoriales a sumarse al fenómeno iPad. Desde hace unos meses Ediciones Santillana tiene en la red diferentes cuentos infantiles como ‘Mica y sus amigos’, o ‘El baúl encantado’. Una serie de aplicaciones en las que la lectura de la historia viene acompañada de pequeños juegos y efectos de sonido.

Como explica Marta Bonet, Gerente de Contenidos en Santillana Negocios Digitales, «las lecturas se enriquecen al permitir la participación del lector en el transcurso y ritmo de la propia historia, en las acciones de los personajes y en las actividades que se desarrollan alrededor de ellas: jugar, colorear, competir, construir rompecabezas… una experiencia de lectura diferente con la que los niños y niñas se divierten mientras aprenden».

Para muestra un botón


A la cama: Posiblemente una de las aplicaciones en español para niños que más furor ha causado el último año. Este libro electrónico ayuda al niño a relajarse antes de ir a dormir a través de una historia que evoca mundos mágicos.

Cry translator: ¿Tu bebé llora y llora sin parar y nunca sabes el motivo?. ¿Tiene hambre, frío, se ha hecho caca…? Esta aplicación interpreta el sonido del llanto del bebé y te dice cuál es la mejor manera de calmarlo.

Simon Says: La replica para iPad del clásico juego de identificar secuencias de colores y sonidos. Pone a prueba la memoria de los niños… y los nervios de los padres.

Monopoly: El celebérrimo juego de las operaciones inmobiliarias también tiene su sitio en iPad. Para niños y también mayores. Permite varios jugadores a la vez.

Talking Tom Cat: Posiblemente este gato maleducado y parlanchín ya es más célebre que el mismísimo Steve Jobs. Repetirá todo lo que digas y se dejará mimar, acariciar, e incluso de vez en cuando deberás darle un buen azote.

El tren del alfabeto de Lola: Especialmente indicado para niños de 4-5 años que están aprendiendo a leer. Acompañando a Lola y sus amigos descubriremos las letras, las palabras y muchas sorpresas más.

Kid art: Para los pequeños artistas. Una sencilla pero completísima herramienta que permite a los niños dibujar y compartir después sus creaciones.

Los tres cerditos: Uno de tantos cuentos clásicos e inventados. Podemos leerlos junto al niño o dejar que la historia se lea sola mientras plantea un sinfín de actividades.