La revista VA! o el grito fotográfico



La revista VA! es un grito (así lo dicta la exclamación) de y para fotógrafos emergentes. No está de vuelta porque su camino busca el horizonte y no el regreso. Es fresca, contemporánea, se publica en papel, gratuita, con los últimos ahorros. No puede ganar dinero ni lo pretende. Aún…

La revista VA! o el grito fotográfico

La revista VA! es un grito (así lo dicta la exclamación) de y para fotógrafos emergentes. No está de vuelta porque su camino busca el horizonte y no el regreso. Es fresca, contemporánea, se publica en papel, gratuita, con los últimos ahorros. No puede ganar dinero ni lo pretende. Aún así, se ha colado en los círculos fotográficos más importantes.

Iván Navarro, uno de los fundadores de VA!, a las puertas de Doctor Nopo. Foto: Rafa H.

Iván Navarro, uno de los fundadores de VA!, a las puertas de Doctor Nopo. Foto: Rafa H.

Iván Navarro, uno de los diez fundadores de la revista, relata el germen de la iniciativa en un bar de la calle Borrull de Valencia, frente a la sede del centro fotográfico Doctor Nopo. “Recuerdo la reunión en la que se habló de hacer una revista. Nos reuníamos algunos fotógrafos que nos conocimos en el Festival de Fotoperiodismo de Albarracín. Nos reuníamos en Nopo para ver fotos, libros, documentales, editar nuestros trabajos, para que siguiera viva la llama de Albarracín: 200 enfermos de la fotografía hablando de fotografía 24 horas. Pensamos en trasladar esto aquí, y en una de las reuniones David Linuesa mostró un proyecto de una revista, una maqueta, y empezamos a darle forma”.

Nopo se ha convertido en los últimos años en un punto de reunión de jóvenes fotógrafos. El viernes pasado el centro inauguró ‘Jill y su extraño caso lumínico’, una exposición de Marta Pérez, también fundadora de VA! Al terminar la presentación, la calle Borrull se pobló de diferentes corrillos. Estaban los fundadores del colectivo y escuela Blankpaper, algún profesor de la Escola d’Art Superior de Disseny, los miembros de la revista. El humo del tabaco se mezclaba con conversaciones sobre proyectos a medio camino, bailaban las cervezas, las ideas, las ansias de nuevos festivales.

Pensé en lo que me dijo Ricardo Cases, también presente el viernes en la exposición, en una conversación, hace meses: “la revista VA! es un nuevo símbolo de lo que está surgiendo en Valencia. Fotógrafos de aquí o de allá se han juntado para trabajar por la fotografía. Es un gran revulsivo para la fotografía valenciana”. La revista es parte de un nuevo movimiento fotográfico que bulle en Valencia. Las instituciones culturales y los medios de comunicación permanecen ajenos, pero hoy la fotografía en Valencia es un grito, una exclamación que quiere decir “vamos, que podemos hacer algo grande”. Forma parte de esa Valencia que quiere cambiar las cosas, una Valencia latente, crítica, creativa.

El primer número de VA!, publicado en otoño, dio a la luz 1.000 ejemplares, suficientes para que se colara en los festivales de fotografía de Albarracín y el ‘Emergent’ de Lleida. Se financió con donaciones y los últimos euros para su impresión llegaron de los ahorros de Laura Amado, María Sainz, Pili Lidón, Marta Pérez, Mónica Martínez, David Linuesa, Ana March, Iván Navarro, Eloi Pérez y Bea Ródenas, el equipo que ha puesto en marcha la publicación. Recibieron más de 90 proyectos fotográficos y eligieron cuatro: ‘Family Reflections’ de Alfonso Almendros, ‘Welt’ de Tatjana Schlör, ‘Anoche pagué para cerrar los ojos’ de Jordi Díaz y ‘Medianoche’ de Rafael Arocha.

La línea argumental de este primer número es “lo cercano”, explica Iván Navarro. Le pregunto por la temática del segundo número, que saldrá “a finales de mayo o principios de junio”, pero Iván se lamenta: “no puedo desvelarlo”. Quedan pocas semanas y hay mucha expectación. Han recibido más de 200 trabajos, incluso de fotógrafos consagrados, pero VA! es una publicación para “fotógrafos emergentes”, aclara Iván. El viernes 20 de abril los fundadores organizan una fiesta de recaudación en Arte&Facto para sacar adelante el segundo número y, si es posible, aumentar tirada y paginación. Habrá sorpresas, promete Iván, como un Photocall con fotógrafos disfrazados de los grandes referentes de la fotografía de todos los tiempos. “Se harán retratos a lo Avedon o a lo Martin Parr”. La imaginación, la creatividad, el tiempo, el esfuerzo y la calidad pide a gritos un reconocimiento económico (el fotográfico ya lo tiene) para seguir adelante. Los jóvenes fotógrafos piden paso. Así que sólo queda decir VA!

Anoche pagué para cerrar los ojos


Jordi Díaz es fotógrafo. Vive en Tarragona. Trabaja como mozo de almacén. Su hija se llama Lluvia. Le pedí a través de Facebook unas palabras. Jordi es honesto, no le gustan los eufemismos, es directo, auténtico y dice lo que piensa: “el proyecto de VA! me parece cojonudo”.

Fotos: © Jordi Díaz.

Respecto a ‘Anoche pagué para cerrar los ojos’, su trabajo seleccionado en la revista, no busca discursos teóricos grandilocuentes. Está todo en las imágenes. “No tiene sentido, se ha ido construyendo poco a poco sin una base firme, son sensaciones, desasosiego, es lo que cada uno quiere que sea; el título deja en el aire si todo tiene que ver con el placer de forma más animal o con la desesperación más extrema”, dice. Sus fotografías son como su discurso, auténticas, profundas, oscuras como los rincones del alma.