La religión del Instagram decisivo



Instagram es una adicción. Sus usuarios se mantienen al acecho de los instantes, de los colores que inundan el mundo y de sus texturas. Se llaman ‘instagramers’ y son devotos de la fotografía móvil. Este fin de semana se han congregado en Torrevieja (Alicante) para hablar de su religión en…

La religión del Instagram decisivo

Instagram es una adicción. Sus usuarios se mantienen al acecho de los instantes, de los colores que inundan el mundo y de sus texturas. Se llaman ‘instagramers’ y son devotos de la fotografía móvil. Este fin de semana se han congregado en Torrevieja (Alicante) para hablar de su religión en el primer Congreso de Instagramers organizado en España.

Algunas de las fotos seleccionadas para la exposición de Torrevieja.

Algunas de las fotos seleccionadas para la exposición del Congreso de Instagramers 2012.

No fue la primera red social de fotos ni la primera aplicación de retoque fotográfico. Su éxito se debe a que fue la primera en aunar ambas cosas. Cincuenta millones de usuarios en el mundo se han descargado esta aplicación de móvil desde que comenzara a andar, en octubre de 2010. Su capacidad para ganar adeptos no ha pasado desapercibida a gigantes como Facebook, que recientemente adquirió Instagram por 1.000 millones de dólares. Cuando Kevin Systrom y Mike Krieger crearon esta esta app para iPhone (ahora también disponible para Android), que permite hacer fotos, personalizarlas con filtros, marcos y desenfoques, y compartirlas en distintas redes sociales, no imaginaban que se iba a convertir en una de las redes sociales del momento. Sus fervientes seguidores publican cinco millones de fotografías al día.

La pasión por la fotografía móvil llevó al francés de origen español Phil González a crear Instagramers.com, un blog para ayudar a los usuarios a sacarle el máximo provecho a la aplicación. A través de esta web se ha formado una comunidad que se expresa y dibuja su cotidianidad con la lente de su smartphone. ‘Instagram, más que una red social de fotografía’ es el título de la ponencia que pronunció Phil González en el congreso. “La red de fans de Instagram llamada ‘instagramers’ es única en el mundo, nació en España y hoy cuenta con mas de 280 grupos; hecho que ha propiciado que se celebre el primer congreso en nuestro país, con conferencias, una exposición y el photo walk”, explica este emprendedor también conocido por conseguir más un millón de descargas en la aplicación de Canal Cocina.

Instagram ha pasado de tener 27 millones de usuarios a 50 en tres semanas. Facebook tardó cuatro años en conseguirlos

Al simposio han asistido más de 200 personas venidas de todas partes de España, Finlandia, Reino Unido e Italia. Cerca de 2.000 personas lo han seguido por ‘streaming’. Gabriel Samper, instigador del evento y natural de Torrevieja es uno de los españoles con mas seguidores en el mundo, @kainxs es el pseudónimo que emplea en Instagram y tiene más de 98.000 adeptos. Samper le comentó a Phil la posibilidad de montar un ambicioso congreso compuesto de ponencias, talleres prácticos y una exposición con 10 artistas españoles y 10 foráneos.

Phil González y Gabriel Samper con sus tazas británicas en un photocall durante el Congreso

Phil González (derecha) y Gabriel Samper (izquierda) con sus tazas británicas en un photocall durante el Congreso

Además de la ponencia de Phil, el congreso ha contado con la charla del arquitecto Luis Rodríguez, conocido como @luison, quien se ha convertido en uno de los referentes nacionales de esta red social por su serie ‘Reflejos’. Santi Tur (@atfunk) ha mostrado las lentes de Iphone que permiten obtener resultados similares al de una cámara profesional y Óscar Masats (@rak357) ha presentado la proyección del Premio Nacional de Fotografía Ramón Masats. Para acabar, la redactora de El Periódico de Catalunya Mayka Navarro (@maykita) ha cerrado la rueda de ponencias con ‘El fotoperiodismo en Instagram’. Navarro se enroló en un proyecto sobre el trabajo de los militares españoles en Afganistán. Sorprendió al público por el impecable tratamiento de las fotografías que tomaba con su Iphone para relatar la misión y los textos informativos que acompañaban a las imágenes.

Phil González está de acuerdo en el poder comunicativo de esta herramienta. “Muchos la usan para subir fotos de su perro, su gato o su coche, pero también son muchos que los comparten el concierto al que asisten, la manifestación en la que participan o informan de un cataclismo. Hace exactamente un año tembló Lorca y sembró el caos en esta pequeña localidad. Una conocida usuaria de Instagram, llamada @pelu, lo retransmitió en directo. Sus fotos dieron la vuelta al mundo y fueron incluso utilizadas por los medios para complementar gráficamente su información escrita”.

La calidad de los ponentes y, sobre todo, el prometedor futuro de esta aplicación han convertido en un éxito el hashtag #torrevieja2012, al que se han subido 13.000 fotos. Phil González comenta, en este sentido, que Instagram se ha convertido en el “complemento ideal” para Twitter (con el que comparte un formato similar). De hecho, según un reciente estudio en Estados Unidos, el 12,5% de las fotos compartidas en Twitter ya se hace a través de Instagram. Es un Twitter de fotos que, además, incluye una de las modificaciones más destacadas de Facebook: el ‘like’. “Vivimos en la cultura del like. Hoy es lo que crea el éxito”, asegura Phil González, y agrega: a Instagram “se suben 58 fotos por segundo y se marcan 500 likes”.

Icono actual de Instagram

Icono actual de Instagram

Se ha comparado muchas veces el éxito de Instagram con la revolución que significó la Polaroid. “Tienen muchas cosas en común. La Polaroid democratizó la foto, permitía obtener una foto en el acto, sin esperar el revelado durante días, ver el resultado al instante y compartirlo con los amigos regalándoles una foto comentada. Instagram es lo mismo, pero puedes compartirlo al instante con millones de personas. No es casual que Mike Krieger, uno de los dos fundadores, coleccione Polaroid antiguas y que el logo inicial de la aplicación fuese una Polaroid. Ahora bien, esperemos que sepa adaptarse a la compra de Facebook y a los tiempos mejor que la Polaroid, que no supo adaptarse al nuevo mundo digital y acabo cerrando fábricas”.

Por el momento las cifras son mareantes. Instagram ha pasado de tener 27 millones de usuarios a 50 en tres semanas. Facebook tardó cuatro años en conseguirlo. El devenir de cualquier aplicación en estos tiempos veloces es incierto pero no cabe duda de que el ‘smartphone’ será protagonista en los próximos años. Mañana mismo miles de personas continuarán buscando “el instante decisivo” de Cartier-Bresson, u otros momentos fotográficos, a través de su teléfono móvil. Llega el tiempo del Instagram decisivo.