Los no refugiados

Millones de personas se ven abocadas cada año a abandonar sus hogares. El miedo a ser perseguidas por razones de raza, religión o nacionalidad. El temor a perder la vida por pertenecer a un grupo social, o por estar en medio de un conflicto, las conduce a buscar asilo en…

Los no refugiados

Millones de personas se ven abocadas cada año a abandonar sus hogares. El miedo a ser perseguidas por razones de raza, religión o nacionalidad. El temor a perder la vida por pertenecer a un grupo social, o por estar en medio de un conflicto, las conduce a buscar asilo en otros países. Pero lograr el estatuto de refugiado es difícil. De hecho, la mayoría no llega ni a poder solicitarlo.

Niños afganos de Miguel Ángel Lozano Bonora Foto © CEAR España

Niños afganos (M. A. Lozano Bonora). Foto: © CEAR España.

Hoy se conmemora el Día Mundial de las Personas Refugiadas. Con suerte algunos dejarán, por un instante, sus problemas al margen y tomarán conciencia del terrible drama que supone correr sin mirar atrás.

Los conflictos de Túnez y Libia desplazaron en 2011 a más de un millón de personas, pero solo 58.000 consiguieron llegar a Europa y de estas, apenas 21.000 solicitaron finalmente asilo internacional.

Muchos escapaban de la ola de violencia desatada durante las revueltas árabes, aunque a muy pocos se les concederá durante el transcurso de este año el estatuto de refugiado. De hecho en España, en 2010, tan solo se le otorgó a 260 personas.

¿Desembarazándose del problema?

En 2011 el Ministerio del Interior español admitió a trámite poco más de 3.000 solicitudes según el informe 2012 de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), de las cuales 178 se cursaron en Valencia y 90 en Alicante. Salva Lacruz, portavoz de CEAR País Valencià, vislumbra tras estas cifras una realidad: «estamos ante un número bajísimo si lo comparamos con Francia (42.190), Alemania (40.295) e Italia (24.150)».

Del informe 2012 presentado por CEAR se deduce que en España se están llevando a cabo medidas que impiden que los migrantes se acojan al derecho de refugio. La externalización de las fronteras por parte de España y Europa es una de ellas. ¿Y qué significa esto? Pues que “la vigilancia de los lindes se está realizando lejos del propio territorio europeo”, es decir, en las mismas costas y fronteras de los países de tránsito y origen.

Si a este dato se le suma un inspección férrea de las fronteras de cada estado y el uso de la política de asilo como instrumento de control, es decir, que “el elevado número de personas que no obtienen protección internacional en España actúe como elemento de disuasión a la hora de elegir este estado como destino”, el resultado es un índice muy bajo de peticiones al año.

España ocupa el puesto número 13 en la Unión Europea, cayendo al 24 si se comparan las solicitudes por millón de habitantes, según el informe anual de CEAR. De las 2.693 solicitudes que tuvieron lugar en territorio estatal en 2011, 344 se llevaron a cabo en puestos fronterizos, 261 en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y 116 en embajadas.

En Valencia, concretamente, se tramitaron casi 200 solicitudes a personas que ahora residen en el Centro de Acogida de Refugiados de Mislata, de gestión pública, o en el centro de refugiados de Cullera, gestionado por CEAR PV. Los miembros de esta organización no gubernamental también trabajan codo a codo con los reclusos del CIE de Zapadores, para identificar solicitantes que puedan llegar a ser liberados.

Por nuestros hijos, ¡paren! Ervin Sarkisov Foto © CEAR

Protesta palestina (Ervin Sarkisov). Foto: © CEAR.

Para Salva Lacruz el puerto de Valencia es otro punto caliente, otra de las puertas de acceso de los ‘sin papeles’ a territorio español. Pero no puede demostrarlo, admite. Y no puede porque si llegan polizones, dice, no se entera ya que «las autoridades competentes no dan parte”. En definitiva “se quitan el problema de encima no permitiendo que pisen suelo español”.

De los 43,7 millones de seres humanos que están en situación de desplazamiento forzado en el mundo, más del 90% son acogidos en países en vías de desarrollo. Los estados de la Unión Europea, incluido España, se han dedicado a llevar a cabo una serie de políticas de control de los flujos migratorios que, en la práctica, están dificultando enormemente el derecho a pedir asilo internacional según CEAR.

Desde esta organización exigen al Gobierno el cumplimiento de los tratados internacionales que ha firmado y que se respete la Convención de Ginebra para los refugiados. Un mensaje sobre el que se insistirá esta tarde en el Ca Revolta, ubicado en la calle Santa Teresa nº10 de Valencia, a las 18 horas durante la presentación del ‘Informe Anual sobre la situación de las Personas Refugiadas en España’.