La sensación de patinar con los dedos

Es el hermano menor del ‘skateboard’. El monopatín supera por poco la longitud de una pinza de tender la ropa. Desde hace unos años se puede ver a jóvenes de todo el mundo practicando ‘fingerskate’ en los recovecos de las ciudades o en parques levantados en casa con cualquier objeto…

La sensación de patinar con los dedos

Es el hermano menor del ‘skateboard’. El monopatín supera por poco la longitud de una pinza de tender la ropa. Desde hace unos años se puede ver a jóvenes de todo el mundo practicando ‘fingerskate’ en los recovecos de las ciudades o en parques levantados en casa con cualquier objeto que simule una rampa o una barandilla. No hay límites.

Roberto Senán es 'skater', patinador y surfista. Parece que ha nacido para el 'fingerskate'.

Roberto Senán es ‘skater’, patinador y surfista. Parece que ha nacido para el ‘fingerskate’.

Desde la distancia, este juego (o deporte) parece simple: controlar con los dedos un monopatín a escala, simulando las piernas. A medida que uno se acerca al juego, comprueba que los trucos del ‘finger’ se asemejan mucho a las virguerías que realizan los grandes ‘skaters’. Hace 30 años, el ‘skater’ profesional Lance Mountain desarrolló los primeros ‘fingerboards’ como un pasatiempo y publicó un artículo en la revista ‘TransWorld’s Skateboarding’, en la que muestra cómo fabricar ‘fingerboards’ caseros. El artículo animó a jóvenes de todo el mundo a crear y mejorar sus propias tablas con los materiales que tenían a mano. El pasatiempo se ha convertido en sensación y actualmente ya se celebran Campeonatos del Mundo, como el que acogió Alemania el pasado mes de mayo. Precisamente, el país germano, junto a Estados Unidos, es la cuna de este juego.

Roberto Senán, venezolano de 28 años, parece que ha nacido para el ‘fingerskate’. Su padre y su abuelo eran ciclistas, él le da a todo: es ‘skater’, patinador y surfista. Su mente no deja de deslizarse y hacer acrobacias. La primera vez que vio una tabla de ‘finger’ fue en Nueva York. Desde entonces su vida está ligada a este deporte, en el que ya acumula algunos reconocimientos. Trabaja en la tienda que la cadena Freeday ha abierto recientemente en Valencia. El máximo responsable de la empresa, Ramiro Aguirre, destacó durante la inauguración de este local la alta demanda de productos relacionados con el ‘skate’, el ‘snow’ y el ‘fingerboard’ entre el público joven de la zona.

Senán conoció a su actual jefe en un campeonato celebrado en Benicàssim. Ramiro Aguirre se dedica a promocionar este juego por toda España. Viaja de una ciudad a otra en una furgoneta donde transporta un par de ‘fingerparks’. Los campeonatos que organiza, conocidos como ‘On the road’, son uno de los eventos más importantes para los aficionados al ‘fingerboard’, como refleja la comunidad de ‘fingerboarders’ en su web de cabecera, fingerboarding.es. «Es el que más se ha movido por promocionar este deporte; a él se debe el boom del ‘finger’ en España», reconoce Senán, mientras hace una demostración de los trucos que se pueden hacer con la tabla.

Pero es en Youtube donde este juego ha encontrado su espacio. Los riders envían vídeos de sus habilidades a bordo de la mini tabla a campeonatos online que organizan las propias marcas. Esto les sirve de plataforma para encontrar patrocinadores y pagarse al menos el material. Roberto Senán ganó hace poco un concurso online y está en conversaciones con Planktoon, una marca de Singapur, para que le patrocine y poder seguir compitiendo. Se nota que le apasiona este juego cuando habla de los trucos y de sus infinitas combinaciones. «No hay límite», asegura.

Algunos trucos


Ollie: es el truco más básico, el que revolucionó el ‘skateboard’. Se hace presión con el dedo trasero en el ‘tail’ (parte trasera de la tabla) para que salte y se raspa la lija hacia delante con el dedo delantero para nivelar la tabla en el aire. De este truco derivan casi todos los demás.
Nollie: es una variante del ollie. La diferencia es que se hace presión con el dedo delantero sobre el ‘nose’ (parte delantera de la tabla).
Shove-it: consiste en impulsar la tabla 180 grados bajo los pies, mientras el ‘rider’ se mantiene en el aire. Con el dedo trasero se hace presión hacia uno mismo para que gire la tabla.
Frontside: es un ollie en el que hay que hacer 180 grados hacia el exterior pero los dedos deben permanecer unidos a la tabla en todo momento.
Backside: hay que hacer un ollie de 180 grados hacia el interior pero los dedos deben ir unidos a la tabla en todo momento.

Flip o kickflip: consiste en girar la tabla 360 grados a lo largo del eje del ‘skate’ en dirección trasera.
Heelflip: lo mismo que el anterior, sólo que gira en el sentido contrario (en la dirección de los dedos) y se ejecuta deslizando el talón hacia el cóncavo de la tabla.
Impossible: truco muy complejo que consiste en hacer el ollie y con el dedo trasero darle una vuelta arrastrando la tabla el alrededor del dedo y volver a caer después de que la tabla haga una voltereta un poco inclinada hacia el exterior.
Grinds: son trucos que se basan en deslizarse sobre bordes o barandillas con la tabla, los ejes o la lija.
Grabs: aquellos trucos que consisten en agarrar o sujetar la tabla en el aire.