Una pausa en la mutación de Catpeople

El grupo vigués cerró el sábado en el FRA de Alaquàs una gira que les ha tenido casi dos años presentando ‘Love Battle’. Musicalidad y emotividad de la mano, en una cita en la que Catpeople volvió a poner sobre la mesa su cambio de piel. La 17ª edición del…

Una pausa en la mutación de Catpeople

El grupo vigués cerró el sábado en el FRA de Alaquàs una gira que les ha tenido casi dos años presentando ‘Love Battle’. Musicalidad y emotividad de la mano, en una cita en la que Catpeople volvió a poner sobre la mesa su cambio de piel.

La banda de Vigo cerró en el FRA una gira de casi dos años presentando 'Love Battle'. Foto: David Tombilla.

La banda de Vigo cerró en el FRA una gira de casi dos años presentando ‘Love Battle’. Foto: David Tombilla.

La 17ª edición del Festival de Rock de Alaquàs, uno de los pocos festivales de música independiente, participativo y gratuito que ha sobrevivido a la crisis, vio cerrar este pasado sábado la gira con la que Catpeople lleva presentando al mundo su último disco desde hace cosa de año y medio. Inmersos como de costumbre en un cambio constante de melodías y formas de interpretar sus propias canciones, los gallegos cerraron una “intensa gira” con un concierto que olía a cierre veraniego y a vuelta a la rutina. Por detrás, han dejado media docena de festivales importantes (el último, hace solo unas semanas: el Arenal Sound) y un crecimiento bastante notable.

Si ya en la gira de ‘What’s the Time Mr. Wolf?’, su segundo disco, Adrián Pérez y los suyos empezaban a jugar con reinterpretarse a sí mismos, ahora han intentado ir más allá. El conjunto de canciones que da cuerpo a ‘Love Battle’ sube un escalón en directo, empezando por el single que da nombre al disco y que toma mucho cuerpo sobre el escenario, añadiendo atractivo a lo melódico de la grabación original. Algo que sucede también con canciones anteriores como ‘Goodbye Angel’, con la que dejaron escoger al público entre “rápida como le gusta a Raúl [Muñoz, uno de los guitarristas] o lenta como suena en el local de ensayo, que es un coñazo”. La elección, como no, rápida para unir un principio de mezcla ligera y suave con algo de movimiento.

Cartel del FRA 2012.

Cartel del FRA 2012.

Uno de los puntos que más sorprendió del nuevo estilo que Catpeople mostró al mundo con ‘Love Battle’ es el coqueteo constante con la electrónica ‘popera’. Nada de experimentos raros, sino una búsqueda de estilo propio que ha eliminado de un plumazo las continuas e injustas referencias a ese puñado de bandas británicas al que creíamos que se parecían. En directo, el experimento se queda en aderezo de una guitarra que suena potente y protagonista. Así comenzó el concierto, con ‘Sorry’, un estribillo que logra una conexión emotiva con el público, para enlazar sin pausa temas tan diferentes como ‘In Silence’, ‘Secret Life’, ‘Fat Rat’ y ‘Safari’, que resume el aire que respira el nuevo estilo pausado y preciosista de Catpeople.

Con la fuerza de ‘She was an astronaut’, una muestra de esos toques electrónicos que ha sabido hilar en la mutación que ha sufrido la banda del disco anterior a éste, parte de las 1.500 personas que les había esperado en el Parc de la Sequieta comenzó tímidamente a bailar. Del cartel anterior sólo Polock había conseguido mover a la gente. Y quizá es lo único que faltó en el FRA de este año, algo de empatía entre escenario y público. No se cansó de intentarlo Pérez, rasgando desde el principio la guitarra en ‘Sister’ y con temas casi clásicos como ‘Stumble in Vigo’ o ‘Mexican Life’.

Sólo quedaba cerrar el concierto con ‘Love Battle’, el nuevo emblema de los directos de la banda, y la imprescindible ‘Radio’, que vino precedida de una sentida reivindicación de la cultura y de la música nacional, justo en las primeras horas después de la subida del IVA. El verano de festivales, marcaba a su fin con el fin del FRA 2012.