Mujeres con habitación propia



“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para escribir novelas”. Con esta frase Virginia Woolf sintetizaba su visión de la desigualdad de género a la hora de crear en una sociedad dominada por los hombres. Casi un siglo después su mensaje sigue vigente y existe un lugar en…

Mujeres con habitación propia

“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para escribir novelas”. Con esta frase Virginia Woolf sintetizaba su visión de la desigualdad de género a la hora de crear en una sociedad dominada por los hombres. Casi un siglo después su mensaje sigue vigente y existe un lugar en la red donde cualquier creadora tiene un sitio reservado.

Cada una de las puertas da acceso a la habitación de las diferentes creadoras.

Cada una de las puertas da acceso a la habitación de las diferentes creadoras.

Bajo la apariencia de una elegante casa victoriana, como la que podría haber ocupado la misma Virginia Woolf, Trini Moreno Cobos ha creado un espacio para el encuentro, la difusión de la creatividad y la perspectiva de género. A simple vista, Mujeres con habitación propia podría parecer un simple directorio de sitios web hechos por mujeres, pero basta con comenzar a recorrer sus ‘salones’ para darse cuenta de que en ellos hay mucho más. La difusión de la creatividad actúa en este caso como eje vertebrador para encontrar espacios comunes donde poder difundir el feminismo, hablar, debatir, consultar, y tejer redes entre mujeres.

Para su creadora, que acumula una larga experiencia como trabajadora en el campo de la Igualdad de género, esta web responde a dos objetivos fundamentales. “Uno de ellos sería el empoderamiento a través de la visibilidad. Es decir, que las mujeres tomen conciencia de sus capacidades y de su autoridad para tomar decisiones tanto a nivel individual como parte integrante y ciudadanas de pleno derecho en el conjunto de la sociedad”.

Otro objetivo que se pretende es el de colaborar a disminuir la brecha digital de género, ya que “las mujeres nos estamos quedando atrás en lo referente a las nuevas tecnologías respecto a los hombres, aunque seamos mayoría en la utilización de algunas redes sociales”, argumenta Trini.

Una web diferente

Las nuevas inquilinas reciben la llave de su propia habitación.

Las nuevas inquilinas reciben la llave de su propia habitación.

Quizá una de las cosas que más llama la atención de Mujeres con habitación propia es su estructura y diseño, que ya son en sí mismos una declaración de intenciones. En el salón principal su autora nos da la bienvenida y nos explica cuál es la filosofía del proyecto. Y una vez hechas las presentaciones podemos pasar a cualquier habitación.

Cada una de las puertas corresponde a la habitación de una creativa o asociación. En tan solo una semana la web ya cuenta con casi 50 habitaciones en las que podemos encontrar desde su información de contacto, hasta una pequeña muestra de sus trabajos, biografías, o de las redes sociales en las que participan.

“Cada vez que añado una habitación”, comenta su creadora, “la propietaria o propietarias, reciben su llave virtual, junto con una explicación de todo lo que se puede hacer en la casa y en la que está muy visible el mensaje de ‘Soy una Mujer con habitación propia’ y que a, su vez, cuelgan orgullosamente en sus blogs, webs o páginas de Facebook, para que todo el mundo que las visite lo sepa”.

En esta particular vivienda también existen las zonas comunes. En la Sala de exposiciones podemos ver una muestra de lo que hace cada creativa, creativas o asociación y la tienen reservada en exclusividad para el día que ellas elijan. De esta manera, si una mujer hace tartas de golosinas, por ejemplo, ese día se desplegará toda una muestra de los diferentes tipos de tarta o detalles que realiza o si es pintora, diversas obras suyas expuestas.

En la Sala de prensa y lectura hay reseñas de libros y se pueden ir viendo noticias que interesen respecto a las ‘inquilinas’ de la casa: si ganan algún premio o si es su aniversario, por ejemplo, o sobre creatividad o género en general.

En la Cocina de ideas, además de servirte una copa de vino, se puede consultar en el calendario las diferentes actividades, eventos, exposiciones o convocatorias en los que participa cualquier inquilina de la casa, así como el aniversario de cada una.

La Sala de tertulias es una sala con una mesa de reuniones y sillas. En ella están invitadas todas las personas que lo deseen, a participar en cualquiera de los foros que hay abiertos o a proponer un tema de debate. Esta sección esta abierta a todo el mundo, hombres y mujeres, tengan o no habitación en la casa.

Una necesidad real

Aunque Virginia Woolf escribió ‘Una habitación propia’ en 1928 y el movimiento feminista ha evolucionado desde entonces, para Trini hoy en día el mensaje sigue estando muy vigente. “Ya no luchamos porque las mujeres tengamos derecho a voto, afortunadamente, pero sigue siendo necesaria una lucha constante, porque hay muchas injusticias, muchas herencias y estereotipos que se siguen reproduciendo constantemente y que perpetúan las desigualdades. Un ejemplo muy gráfico de ello son los casos de violencia de género que se siguen sucediendo constantemente en todo el mundo y en nuestro país, y que jamás se tratan como se debe: como asesinatos”.

“El feminismo no es más que la lucha por los mismos derechos de mujeres y hombres. Lo opuesto al machismo no es el feminismo, sería hembrismo, y sería igual de criticable que el machismo. Pero hasta con el término ‘feminismo’ se ha intentado y se intenta hasta la saciedad darle una connotación negativa y peyorativa. Cualquier persona que se considere justa, debería declararse feminista, tanto si es hombre como mujer, y debería luchar por ello desde su posición, sea la que sea”.

“Cualquier persona que se considere justa, debería declararse feminista, tanto si es hombre como mujer, y debería luchar por ello desde su posición, sea la que sea”.

Este es uno de los principales motivos que le llevó a dar forma a este proyecto, al constatar que, por desgracia, aún existen muchas mujeres sin habitación propia. Mujeres creativas o con inquietudes artísticas o culturales que “ni se pueden plantear la independencia económica y, lo que es peor, ni siquiera la personal. También hay mujeres que aunque tengan independencia económica y personal, no tienen acceso a muchos recursos, incluidas las nuevas tecnologías (por ejemplo, las mujeres de entornos rurales), por lo que no pueden llegar a ser visibles más allá de su entorno más próximo.

¿Una plataforma solo de mujeres?

La web está configurada como si fueran las habitaciones de una casa.

La web está configurada como si fueran las habitaciones de una casa.

Generalmente cuando los hombres crean, nadie se plantea si lo hacen sobre, por y para los hombres, ya que se le presupone un carácter universal a su creación. Sin embargo, como lamenta Trini “cuando las mujeres creamos, siempre se cuestiona su carácter universal y se le asigna además un apellido: literatura de o para mujeres, pintura para mujeres, etc… Esto es fruto de la herencia androcéntrica, en la que se considera al hombre como la referencia y medida para todas las cosas”.

Cuando las mujeres creamos”, prosigue, “no lo hacemos pensando en que nos dirigimos únicamente a otras mujeres, al igual que cuando los hombres crean no lo hacen pensando que es únicamente para uso y disfrute de otros hombres, sino de la sociedad en general”.

De este modo, los hombres pueden colaborar y participar de diferentes maneras en la plataforma. Eso sí, no pueden tener una habitación, como explica su creadora: “No se trata de discriminación, sino de una acción positiva. Los hombres ya son visibles, ya ocupan todos los espacios posibles, sobre todo en los entornos profesional, político o social. Incluso en los entornos considerados más feminizados, como es la cocina, son más visibles los hombres que las mujeres a nivel profesional, y así podríamos nombrar un sinfín de casos. Parece que las mujeres no hagamos nada de eso, o que lo hagan sólo unas pocas y que, además, lo hacen pensando sólo para mujeres. Cuando las mujeres ocupen los mismos espacios públicos que los hombres y éstos, los mismos espacios privados que las mujeres, entonces esta casa tendrá habitaciones mixtas, y con mucho gusto”.