Corredores del mundo, uníos

En mayo se celebra la primera edición de una carrera que hará historia. La prueba comenzará a la misma hora en 35 países de los cinco continentes y, entre sus peculiaridades, destaca que no existirá una línea de meta para los corredores. El objetivo que promueve tal gesta es ayudar…

Corredores del mundo, uníos

En mayo se celebra la primera edición de una carrera que hará historia. La prueba comenzará a la misma hora en 35 países de los cinco continentes y, entre sus peculiaridades, destaca que no existirá una línea de meta para los corredores. El objetivo que promueve tal gesta es ayudar a la cura de las lesiones de médula espinal.

Algunos de los embajadores de 'Wings for Life World Run 2014'. Foto: ©Samo Vidic/Red Bull Content Pool.

Algunos de los embajadores de ‘Wings for Life World Run 2014’. Foto: ©Samo Vidic/Red Bull Content Pool.

La costa barcelonesa acogerá en España la salida de ‘Wings for Life World Run’ el próximo 4 de mayo a las 12 horas de la mañana. En ese mismo instante echarán a correr miles de participantes, unos durante el día otros al caer la noche, desde otras latitudes, entre ellas Florida (Estados Unidos), Haryana (India), Kakheti (Georgia), Florianópolis (Brasil), Lima (Perú), Pinamar (Argentina), Comporta (Portugal), Bucarest (Rumanía) o Stavanger (Noruega).

Media hora después del pistoletazo de salida, se pondrá en marcha un vehículo de forma simultánea y a la misma velocidad en todas las localizaciones. La participación del corredor concluirá cuando sea rebasado por el ‘catcher’, que aumentará su velocidad paulatinamente. La prueba se demorará hasta que queden el último hombre y mujer corriendo. Ellos serán los campeones de la primera edición de ‘Wings for Life World Run’, cuyo lema, ‘Corre por los que no pueden’, ha alentado a reconocidos deportistas y aficionados de todo el mundo a participar en este evento benéfico.

El atleta Chema Martínez y el ‘iron man’ y broker Josef Ajram serán los embajadores españoles en esta carrera. “Es una carrera donde cada corredor deberá de buscar su límite. Cada uno deberá ponerse su propia meta, correr por primera vez más de 10 kilómetros, más de 21 o habrá gente que haya corrido maratón pero que nunca se haya enfrentado a distancias mayores. Aquí tendrá la oportunidad de probarse a sí mismo”, comenta Ajram.

«Es una carrera donde cada corredor deberá de buscar su límite», destaca Josej Ajram

‘Wings for Life’, organizadora de la carrera, es una fundación sin ánimo de lucro que se dedica a subvencionar las investigaciones científicas y ensayos clínicos más prometedores sobre la cura de las lesiones de médula espinal. El 100% de la cuota de inscripción de la carrera se destinará a esta causa. Alrededor de 3.000.000 de personas en todo el mundo viven con una lesión medular. La silla de ruedas es sólo la parte visible de un problema con muchas más implicaciones. Aparte de la pérdida de sensibilidad y de la función motora, los individuos con lesión de médula espinal suelen experimentar un mal funcionamiento de la vejiga y los intestinos, las funciones sexuales también se ven alteradas frecuentemente e incluso, en los casos más graves, puede afectar a la respiración y a la presión sanguínea.

Una gran cantidad de investigadores y médicos están de acuerdo en que en el futuro será posible regenerar los nervios de la médula espinal. Y no son pocos los pasos que se están dando al respecto. Desde que comenzó a andar en 2004, ‘Wings for Life’ ha puesto en marcha 82 proyectos de investigación en renombrados centros y universidades de todo el mundo que han ayudado a mejorar la vida de los afectados y les ha dado esperanza.

‘Wings for Life’ nace de la unión entre el campeón mundial de motocross Heinz Kinigadner y el fundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz, ambos austríacos. En 2003, el hijo de Kinigadner, Hannes, sufrió un accidente en el que quedó tetraplegico. Kinigadner y Mateschitz invitaron a Salzburgo a un grupo de eminencias científicas en este campo para abordar las lesiones de médula espinal. La conclusión fue clara: existe suficientes pruebas y estudios para pensar que existe cura para las lesiones de médula. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de la poca financiación que recibían estas investigaciones. No se considera un daño extendido pese a que 130.000 personas sufren cada año esta lesión, que habitualmente viene seguida de una parálisis. De esta cifra el 50% se debe a accidentes de tráfico, el 24% a caídas, el 6% a deportes, el 3% a deportes extremos y el 17% a otras causas.