Autocultivo de cannabis 2.0



La ambigüedad de la normativa que regula el autoccultivo de cannabis y su consumo, y prohíbe la compraventa, obliga a operar al margen de la ley, sin controles de calidad ni impuestos. La falta de información afecta también a los derechos de los clientes cuando adquieren productos legales, como fibras…

Autocultivo de cannabis 2.0

La ambigüedad de la normativa que regula el autoccultivo de cannabis y su consumo, y prohíbe la compraventa, obliga a operar al margen de la ley, sin controles de calidad ni impuestos. La falta de información afecta también a los derechos de los clientes cuando adquieren productos legales, como fibras o semillas. Alternativas como la web ‘Grow de growers’ están disponibles en internet.

Los vacíos legales provocan que la consideración de legal o ilegal de un cultivo acabe recayendo siempre en manos

Los vacíos legales provocan que la consideración de legal o ilegal de un cultivo acabe recayendo siempre en manos

La posesión de semillas de cáñamo no es constitutiva de delito en España, como tampoco lo es la compraventa. Sin embargo, el cultivo sí puede ser objeto de sanciones administrativas y penales. De la normativa vigente respecto al cultivo, consumo y tráfico de cannabis (la ley orgánica 1/92 del 21 de febrero, conocida como ‘ley Corcuera’ y el Art. 368 del Código Penal) podemos concluir que sólo es delito traficar, por eso muchos consumidores optan por el autocultivo.

Sin embargo, tampoco es tan fácil. Los vacíos legales y la falta de una reglamentación completa que especifique qué cantidad se considera posesión para uso personal provoca que la decisión sobre si el cultivo es legal o ilegal acaba siempre en manos de un juez.

Mientras Uruguay se convierte en paradigma de la permisividad del consumo de cannabis, con una ley que regula la producción, distribución y venta de marihuna, y que revertirá en beneficios económicos para el Estado, en España está a punto de entrar en vigor una mucho más restrictiva. La conocida como ‘ley mordaza’, pendiente de ser aprobada, triplica las sanciones económicas por posesión de cannabis y elimina la posibilidad de sustituir las multas por posesión de estupefacientes por la inclusión en programas de desintoxicación.

En España, la ‘ley mordaza’ triplica las sanciones económicas por posesión de cannabis

La involución en la reglamentación ha recibido muchas críticas, Araceli Manjón-Cabezas, que fue durante años directora general del Plan Nacional de Drogas, ha declarado públicamente que la ley que pretende aprobar el gobierno convierte al consumidor de cannabis en un delincuente, y que lo medios económicos destinados a controlar y prevenir nunca han dado resultado cuando la norma es la prohibición.

Compraventa de semillas

Lo que no es delito son las operaciones de productos no psicoactivos, fibras y semillas, y, por tanto, su compraventa no conlleva sanciones administrativas y económicas. En España existen dos bancos de semillas y muchos intermediarios que, mediante procesos más o menos ortodoxos, se dedican a la venta.

La sensación de estar comprando un producto que en algún momento puede convertirse en algo ilegal hace que los compradores rebajen su nivel de exigencia, y el negocio funcione sin necesidad de hacer inversiones en asesoramiento al cliente, o un servicio de postventa efectivo. El mercado acaba basándose en unos principios propios, no regulados, ni compartidos por otros productos.

Muchos compradores aseguran que después de adquirir semillas feminizadas que garantizan una planta hembra (que es la produce los cogollos resinosos), han tenido una cosecha de machos que ha acabado en la basura. Cuando el producto no funciona es tarde, y hay demasiadas circunstancias a las que achacar el mal resultado de la compra como para que el comprador se plantee emprender ninguna acción. Lo mismo ocurre con cultivos de interior, inversiones que pueden rozar los 600€ y que el comprador es incapaz de utilizar a pleno rendimiento por la falta de información y asesoramiento.

Los compradores de semillas por Internet se quejan de que muchas de ellas acaban siendo machos y en el cubo de la basura. Foto: eljoja.

Los compradores de semillas por Internet se quejan de que muchas de ellas acaban siendo machos y en el cubo de la basura. Foto: eljoja.

Los últimos en llegar

Con el convencimiento de que se pueden hacer las cosas de otra forma, y de que el negocio de compraventa de semillas de cáñamo, y de productos relacionados con el autocultivo tiene que basarse en el respecto y el buen trato a los clientes, en Valencia acaba de nacer ‘Grow de Growers’, una página web de venta de semillas que garantiza el producto a sus clientes y ofrece un servicio de asesoramiento integral, ingenieros y profesionales a los que recurrir mediante un chat que permanece activo 12 horas al día.

Uno de los técnicos que trabaja en el proyecto, Nelo Benavent, cuenta cómo se gestó la idea: “es evidente que el mercado está saturado de productos, y que la gente necesita que los expertos los testemos y hagamos una selección de los mejores. Por otra parte, el gran problema de las empresas de venta de semillas es la falta de asesoramiento a sus clientes. Por eso nos planteamos crear Grow de Growers pensando, además de en el negocio, en el servicio que podríamos ofrecer”.

“El gran problema de las empresas de venta de semillas es la falta de asesoramiento a sus clientes”

Mientras explica cómo testan los productos, Nelo añade que “hay que tener en cuenta que hay que gente que autocultiva porque utiliza la marihuana como medicina. Esa gente necesita saber qué debe hacer con el material que compra y tener alguien a quien recurrir si tiene problemas con el cultivo”.

Antes de final de año los uruguayos podrán comprar un máximo de 40 gramos de cannabis en las farmacias por menos de un dólar. Según datos del año 2012, los españoles gastamos más de 1.000 millones de euros al año en cannabis. Si fuera legal y tributara, sólo con la recaudación del IVA reportaría al Estado 177 millones en impuestos. Mientras tanto, los expertos en prevención aseguran que la prohibición no rebaja el consumo.