Los ‘memes’ y memos de la terreta



Aunque el concepto se acuñó en 1976, últimamente los ‘memes’ están más de moda que nunca. Antes de que Julio Iglesias nos señalara a diario con su dedo amenazante, los memes de todo tipo ya pululaban a su libre albedrío por el ciberespacio. ¿Pero cuál ha sido la contribución valenciana…

Los ‘memes’ y memos de la terreta

Aunque el concepto se acuñó en 1976, últimamente los ‘memes’ están más de moda que nunca. Antes de que Julio Iglesias nos señalara a diario con su dedo amenazante, los memes de todo tipo ya pululaban a su libre albedrío por el ciberespacio. ¿Pero cuál ha sido la contribución valenciana a este fenómeno?

Ares Gómez, 'El Lacasitos', se convirtió de la noche a la mañana en un 'meme' viviente.

Ares Gómez, ‘El Lacasitos’, se convirtió de la noche a la mañana en un ‘meme’ viviente.

Para quien todavía no sepa a qué nos estamos refiriendo, podríamos definir un ‘meme’ en pocas palabras como la comunicación de ideas de forma contagiosa entre humanos. Muchas veces es información que no sabes muy bien de qué manera y porqué, pero acaba llegando hasta ti para quedarse a tu lado sin que tú lo hayas pedido: El vídeo de un perrito que baila sobre dos patas, una foto trucada del Rey, un gatito volador con forma de tostadora… cualquier tipo de información, útil o no, es susceptible de convertirse en ‘meme’ y los valencianos, de una manera u otra, hemos contribuido en muchas ocasiones con la causa.

El niñato del metro de Valencia

Para revivir uno de los fenómenos más lamentablemente famosos que los valencianos hemos aportado al fenómeno de los ‘memes’ en internet debemos remontarnos al año 2007. En la Línea 3 de Metrovalencia, a la altura de Àngel Guimerà, un adolescente graba con su móvil cómo le toma el pelo a una pareja de jubilados. La broma acaba con una bochornosa refriega entre el señor y el crío, que el muchacho decide colgar en YouTube.

Hasta aquí todo podía haber quedado en una muestra más de analfabetismo y falta de educación de las que periódicamente vemos por la red. Sin embargo, las reacciones de los internautas no se hicieron de esperar, consiguiendo darle la vuelta a la tortilla. En pocos días aparecieron centenares de vídeos en respuesta a su actitud en los que, utilizando el sintetizador de voz Loquendo, todo tipo de personajes reprochaban al recién bautizado como ‘Niñato del metro de Valencia’ su vergonzoso comportamiento.

¿Ola ke ase?

Si existiera un pódium de los ‘memes’ de internet más populares que ha generado ‘la terreta’, sin duda Lory Money ocuparía el primer puesto. Cuando Lory llegó desde Senegal hasta Valencia para dedicarse al ‘top manta’, nunca imaginó que su suerte cambiaría hasta convertirse en la encarnación viviente de lo que un ‘meme’ representa.

Todas las mañanas instalaba su manta para vender cedés y películas junto al Mercado Central de Valencia. Poco a poco fue haciendo amistad con el encargado de un bar cercano al que iba de vez en cuando, quien le propuso ayudarle a grabar un videoclip casero. Un móvil con cámara, y YouTube obraron de nuevo el milagro. Su primer vídeo, ‘Santa Klaus’ superó en poco tiempo el millón de visitas pero el verdadero éxito le llegaría con su segundo vídeo al conseguir rebasar los ocho millones de reproducciones y que todo el país se saludara cada mañana con un sonoro ‘¿Ola ke ase?’.

Pim, pam, toma Lacasitos

El programa ‘Callejeros’ de ‘Cuatro’ ha sido una auténtica fábrica de ‘memes’ en cadena. En su afán por radiografiar el lado más oscuro e inusual de la sociedad Española, el espacio de Mediaset dedicó uno de sus programas de la temporada 2010 a la problemática de los accidentes de tráfico. El equipo acompañaba a la Guardia Civil durante una serie de controles de alcoholemia en la carretera de El Saler en Valencia.

Al dar el alto a un coche de color verde aparece en escena Ares Gómez Navarro, más conocido como ‘El Lacasitos’. Este vecino de Chelva aficionado a la trompeta, además de quintuplicar la tasa de alcohol en sangre permitida y poner a prueba los nervios del agente que le hizo la prueba volvió a poner de moda la monarquía en la red al grito de “¡Viva España, viva el rey, viva el orden y la ley!”. Su proeza, a parte de costarle una multa de 400 euros y la retirada del carnet de conducir hizo que pudiera ganarse la vida durante unos meses apareciendo en programas de televisión, galas de discotecas y otros muchos eventos casposos.

La chica de la mancha en el pelo

No muy lejos de allí, en la misma carretera, las cámaras de ‘Cuatro’ fueron de nuevo testimonio del nacimiento de otro ‘meme’ que, además de propagarse como la pólvora consiguió acabar con la imagen social de una estudiante valenciana de cuarto de medicina.

Otra vez el clásico reportaje sobre excesos y conducción. Tras dar positivo el conductor de un vehículo, la propietaria que va de copiloto decide hacer la prueba para ver si ella puede conducir el coche en su lugar. Tras someterse al alcoholímetro y duplicar la tasa permitida, la chica intenta explicar al periodista cómo las enzimas que metabolizan el alcohol son las culpables de su estado. Sin embargo, la conversación cambia de rumbo cuando el periodista le pregunta sobre el origen de una sospechosa mancha blanca que lleva en el pelo: “Disculpa tienes una mancha en el pelo…/Sí ya lo sé/¿Es pasta de dientes, o nata…?/No, es otra cosa… jajaja”. Alcohol, una mancha sospechosa y una respuesta confusa. YouTube hizo el resto y se encargó de que media España se preguntara si su acompañante de jersey rosa tenía algo que ver con el origen de la sospechosa mancha. Aunque la chica intentó aclararlo a posteriori por activa y por pasiva, este es uno de los casos que demuestran que Internet es capaz de levantar mitos y arruinar reputaciones en cuestión de segundos.

Las vecinas enfrentadas

Isabel y Vicenta, eran dos vecinas de Valencia vivían enfrentadas desde hace más de diez años. Vicenta rociaba con heces a su vecina cada vez que salía al rellano, hecho que obligaba a Isabel a salir a la calle envuelta en bolsas de basura para evitar mancharse. Además Isabel aseguraba que sobrevivía a las agresiones gracias a los ángeles, que hablaban con ella y protegían su casa y su familia.

Nuevamente las cámaras de ‘Callejeros’ se aliaron con youtube para dar  luz un fenómeno social. El resto de cadenas de televisión se hicieron eco de la noticia y el fenómeno comenzó a derivar en una cascada de parodias y montajes con las dos vecinas como protagonistas. La historia finalizó el año pasado en los juzgados con la condena de Vicenta a nueve meses de prisión y una multa de 10.000 euros.

John Cobra

Aunque no entraría exactamente en la clasificación que lo que entenderíamos como un ‘meme’, lo hemos querido incluir en este pequeño repaso porque su intervención en la gala de Eurovisión fue la consecuencia de una de las mayores ‘trolleadas’ masivas hecha por Internet en nuestro país.

Su verdadero nombre es Mario Vaquero y este saguntino es el ejemplo más claro de cómo internet es capaz de crear mitos absurdos de la nada. Su fama en la red comenzó con una serie de maquetas de pseudo-rap y vídeos suyos haciendo proezas sin sentido como trepar por la fachada de su casa o tutoriales de un arte marcial inventado por él al que denominaba ‘vale-calle’.

Sin embargo el mayor momento de gloria de este rey de la testosterona le llegó al conseguir colarse en la final de eurovisión de 2010 gracias al apoyo masivo que recibió desde la web de forocoches. La actuación, que acabó a gritos de “¡comedme la polla!”, consiguió sacar los colores a Anne Igartiburu y obligó al presidente de RTVE Alberto Oliart a disculparse ante el Senado.

El ‘Braveheart de La Ribera’

En el mundo de los ‘memes’, el doblaje de secuencias de películas o anuncios ha dado para poder crear una autentica categoría en sí misma. De este modo no podíamos obviar la aparición en 2009 de la serie de doblajes creados por Carles Alfaro en los que grandes momentos del cine se trasladaban a terrenos de La Ribera del Xúquer.

El vídeo de ‘El Braveheart de La Ribera’, que narra la arenga de Pepico Wallace a las tropas de sueca en la Muntanyeta dels Sants antes de enfrentarse a la batalla, superó las 300.000 reproducciones en YouTube y originó secuelas igual de originales como ‘¿Açó és pulp o calamar?’, la parodia de ‘Pulp Fiction’ en la que John travolta y Samuel L. Jackson discuten por el nombre del arroz a banda.