Harca expone en Buenos Aires

El Museo Diógenes Taborda de Buenos Aires dedica en septiembre una retrospectiva al humorista gráfico valenciano Harca. La muestra es el premio que esta institución bonaerense ha dedicado al ‘alter ego’ de Juli Sanchis Aguado como ganador del Gran Premio en el 15º Salón Mercosur Internacional. Harca es uno de…

Harca expone en Buenos Aires

El Museo Diógenes Taborda de Buenos Aires dedica en septiembre una retrospectiva al humorista gráfico valenciano Harca. La muestra es el premio que esta institución bonaerense ha dedicado al ‘alter ego’ de Juli Sanchis Aguado como ganador del Gran Premio en el 15º Salón Mercosur Internacional.

Dibujo perteneciente a la exposición 'El mercat amb humor' en el que Harca se autorretrata. HARCA.

Harca es uno de los últimos supervivientes de una especie en serio peligro de extinción: la de los humoristas gráficos, aquellos que son capaces de condensar el chiste, a veces, sin palabras, sobre un espacio en blanco único, en un par o tres de escenas. El dibujante natural de Picassent (Valencia) lleva una vez más su universo de crítica social y política, de humor negro como el carbón, lejos de su tierra, esta vez, a Argentina, donde expone en solitario por primera vez.

Todo empezó en un cumpleaños. Un niño se dispone a soplar las velas. El padre está emocionado. La madre no puede ser menos. Un tío prepara la cámara para inmortalizar el momento mágico. La familia rodea al homenajeado y su tarta. Todo son parabienes, menos por parte de su hermano, que ha cambiado las velas por petardos. En el momento justo en que el pastel, la cara del niño, la escena entera, van a explotar, Harca abre y cierra el diafragma y su mano, ayudada de la acuarela, plasma la imagen sobre el papel ‘Caballo 109’. Ése dibujo le dio el pasaporte para la galería bonaerense, dedicada al legendario dibujante de Entre Ríos Diógenes Taborda, que le reserva una retrospectiva al humorista valenciano. La muestra la componen 30 dibujos que repasan toda su trayectoria, y que estarán colgados desde el 21 de septiembre al 21 de octubre.

En la obra de Harca no hay Photoshop ni retoque digital. Como mucho, un escáner para guardar la idea, por si el original se pierde en alguno de los cientos de certámenes por los que ha esparcido su arte por todo el mundo. Acuarela, agua, y una mirada ácida que sirve para plasmar los dramas cotidianos, y también los sociales, políticos y económicos.

Portada del último libro de Harca, 'Vull la lluna'. HARCA.

El afilado pincel de Harca ha retratado la historia del País Valenciano desde la transición hasta la crisis económica del último lustro. Ha colaborado en diferentes medios como El País o Levante-EMV, aunque su fuerte han sido los certámenes de humor. Ha participado en cientos de concursos por todo el mundo, donde le han publicado más de 2.700 dibujos. Ha recibido 272 premios por ellos, como explica en la biografía que incluye su último libro, ‘Vull la Lluna’ (Quiero la luna), editado por el Ayuntamiento de Picassent y presentado el pasado mes de abril en la Feria del Libro de Valencia.

A sus 68 años, Harca se siente “feliz” por el momento que vive, cuando puede dedicarle todo el tiempo del mundo a su gran pasión, dibujar. Una vez jubilado, ha podido cumplir su sueño: Organizar un certamen en València, la Mostra Internacional de l’Humor, con la colaboración de la Unió de Periodistes Valencians, Caja Mediterráneo (CAM) y la asociación de dibujantes españoles FECO-España, de la que fue impulsor y de la que actualmente es vicepresidente.