La vida en 90 minutos

¿Cómo es un día en tu vida?. Hace poco más de un año YouTube lanzó esta pregunta a sus usuarios. La respuesta fueron más de 80.000 vídeos subidos a su web, grabados el 24 de julio de 2010. Con ellos se montó el documental ‘The life in a day’, que…

La vida en 90 minutos

¿Cómo es un día en tu vida?. Hace poco más de un año YouTube lanzó esta pregunta a sus usuarios. La respuesta fueron más de 80.000 vídeos subidos a su web, grabados el 24 de julio de 2010. Con ellos se montó el documental ‘The life in a day’, que desde hace unos días ya se puede ver en internet.

¿Qué temes, qué amas, qué te hace reír y qué llevas en los bolsillos? Con estas preguntas el director Kevin Macdonald invitaba a cualquiera que quisiese sumarse al proyecto a participar. El único requisito que se pedía es que todos los vídeos hubieran sido grabados el mísmo día, el 24 de julio de 2010. En un proyecto de esta envergadura nada se dejó al azar y menos todavía la elección del día. Debía ser fin de semana, en verano y lo suficientemente alejado de la final de la Copa del Mundo de Fútbol para evitar que la euforia del balón empañara el experimento.

Durante las semanas siguientes se subieron a los servidores de YouTube más de 4.500 horas de vídeo, procedentes de 192 naciones diferentes. España está presente con ocho piezas entre las que cobra protagonismo la historia de Virginia, una niña que participa como anxaneta en un grupo de castellers. A su vez, para que (casi) todo el planeta estuviera representado, los productores (entre los que hay nombres como Ridley Scott) enviaron a través de varias ONGs, cámaras de vídeo digitales a distintos países en vías de desarrollo.

Pero sin duda el mérito titánico de esta superproducción, que eleva el concepto de creación colectiva a la enésima potencia, se encuentra en el montaje. Hizo falta un equipo de 12 personas expertas en cine y comunicación audiovisual, únicamente para revisar y clasificar cada uno de los vídeos que los usuarios iban subiendo a la plataforma. Se encargaban de puntuarlos mediante un sistema de estrellas (de una a cinco, como en los hoteles), para facilitar el trabajo al director, que se acabó centrando en aquellos de cuatro y cinco estrellas.

El resultado es un documental de hora y media de duración que pretende dar una visión aproximada de cómo somos, qué sentimos y cuál es la sociedad global que hemos creado. La película se presentó el 27 de enero de 2011 en el festival de Sundance y después de un paso anecdótico por las salas de cine (en muy pocos países) la película ha cerrado el ciclo con su publicación gratuita en YouTube, el lugar donde nació.

¿Y la peli qué tal està?

La mejor manera de responder a esta pregunta es comprobándolo uno mismo. No es necesario siquiera verla entera. Basta con pinchar en cualquier punto de los 90 minutos del timeline y dejarse sorprender. En ocasiones puede ser por el morbo inconsciente del que espía a su vecino sin ser visto. Quizá, porque en alguna de las más de 300 historias que pasan por delante de nuestros ojos, nos podamos sentir identificados. O simplemente por el placer de disfrutar de un buen documental en el que el objeto de estudio no es otro que nosotros mismos.

En una misma cinta asistimos a un parto por cesárea, vemos desangrarse a una vaca en un matadero italiano y acompañamos a un coreano que da la vuelta al mundo en bicicleta. También hay sitio para el cáncer, la muerte por aplastamiento o el primer día que un adolescente se afeita la barba. Dicho así puede parecer una mezcla frívola de secuencias impactantes con otras totalmente triviales, pero hubiera sido imposible intentar reflejar un día en la vida sin dar su espacio a la muerte.

Sería quitarle mérito calificar a esta película como buena o mala. Como experimento es un gran ejemplo de las posibilidades de la sociedad global que hemos creado. Como producto audiovisual, colma las expectativas y abre un nuevo camino que aún está por explorar. ¿Y tú, qué hacías el 24 de julio de 2010?