Silenciando el género

Hoy se cumplen 15 días desde que la Biblioteca y Centro de Documentación especializado en mujer y género de Valencia cerró sus puertas. Ésta es todo un referente para investigadores, profesores y demás interesados en igualdad y bibliografía femenina. Una rara avis que amenaza con extinguirse. Esta biblioteca lleva un…

Silenciando el género

Hoy se cumplen 15 días desde que la Biblioteca y Centro de Documentación especializado en mujer y género de Valencia cerró sus puertas. Ésta es todo un referente para investigadores, profesores y demás interesados en igualdad y bibliografía femenina. Una rara avis que amenaza con extinguirse.

Esta biblioteca lleva un cuarto de siglo ofreciendo todo tipo de documentos relacionados con el género femenino. Elisa Sanchis, bibliotecaria jubilada, bien lo sabe. Ella cuenta que este centro alberga 11.000 valiosísimos volúmenes, documentos de consulta a los que accedieron solo durante el año 2010 más de 7.000 personas y que reflejaron más de 16.000 préstamos. Historia, feminismo, sexualidad, arte… Mujer.

Cristina Giner atendiendo a algunas mujeres. Foto: I. Artero.

Cristina Giner atendiendo a algunas mujeres. Foto: I. Artero.

Para Concha Solano, investigadora en Género en la Universitat de València, esta biblioteca es fundamental a la hora de desarrollar su trabajo. Ella es usuaria habitual del centro y lamenta que los recortes “vayan relacionados con el tema de género y de igualdad entre mujeres y hombres”. Solano se pregunta cómo es posible eliminar un servicio tan necesario y advierte que “primero se cierran las bibliotecas y luego se termina quemando libros”.

En las estanterías de esta Biblioteca especializada, ubicada en la calle Náquera, se puede encontrar prácticamente todo lo publicado sobre la mujer desde finales de los años 80. Piezas de coleccionista a entera disposición del público, una gran variedad de tomos que contribuyen al estudio e investigación de la temática femenina e información para aquellos que preparan sus tesis, masters, estudios de posgrado, trabajos de investigación o que simplemente pretenden leer literatura escrita por mujeres.

Los usuarios y usuarias de la biblioteca salieron a la calle cuando saltó la voz de alarma. La Dirección General de Familia y Mujer (DGFM) no iba a renovar el contrato a Cristina Giner después de cinco años de servicio y la plaza de funcionaria de Elisa Sanchis había quedado amortizada tras su jubilación. La cosa pintaba mal así que, ante la duda, distintas asociaciones de mujeres de la Comunitat Valenciana comenzaron a movilizarse para evitar su cierre. Cabe subrayar que hasta hace tres años se contaba con tres centros, uno por provincia, sin embargo, tras la amortización de la plaza en Castellón y posterior cierre del centro en 2008, tan sólo quedaron abiertos el de Valencia y Alicante, siendo el primero de mayor tránsito y movimiento.

Elisa Sanchis

Elisa Sanchis. Foto: I. Artero.

El futuro de esta biblioteca, que lleva funcionando 25 años, está pendiendo de un hilo. Este lugar, abierto a cualquier persona y con un importante archivo documental e histórico de mujeres en el mundo de la literatura y la sociedad, no sabe si volverá a abrir sus puertas. Tras las movilizaciones a través de la red y frente a la biblioteca, desde la Dirección General de Familia y Mujer en Valencia prometieron “sustituir a la actual encargada por una profesional con dedicación exclusiva, documentalista acreditada y sin dar un paso atrás”. De hecho, la Directora General de Familia y Mujer, Celia Ortega, ha fijado el 16 de enero como fecha tope para abrir de nuevo este centro aunque, por el momento, todo sigue en el aire.

Elisa Sanchis reivindica que Cristina Giner es una documentalista acreditada y se muestra expectante a los movimientos de la Generalitat. “No vamos a permitir ninguna trampa, queremos que la biblioteca siga abierta y que sea por una profesional debidamente preparada”, subraya. Teme que el día 16 de enero no se presente la sustitución prometida y que la persona asignada “sea una documentalista que ocupa ya su puesto en la Conselleria de Bienestar Social” motivo por el cual se vea reducido el horario de la biblioteca, que hasta ahora ha sido de 40 horas.

La biblioteca, que lleva cerrada desde el pasado 21 de diciembre, sigue recibiendo el apoyo de usuarios y usuarias a través de la red. Se muestran indignados por el cierre temporal de un servicio público e irremplazable. Ven pasar con cuentagotas los días, con la incógnita permanente de si el centro volverá a abrir sus puertas o no.