Músicos adaptados al medio

La música, como la vida, es un viaje. Carlos Zanetti y Micky Pérez, echaron a andar en 2007 poniendo su ilusión en crear un grupo que colmara sus anhelos musicales. Durante el trayecto tropezaron con Tomás Balada y José Simó que volvían de una travesía en solitario. La música les…

Músicos adaptados al medio

La música, como la vida, es un viaje. Carlos Zanetti y Micky Pérez, echaron a andar en 2007 poniendo su ilusión en crear un grupo que colmara sus anhelos musicales. Durante el trayecto tropezaron con Tomás Balada y José Simó que volvían de una travesía en solitario. La música les juntó Llegando a Normandía.

Detrás de este sugerente nombre que evoca desembarcos y batallas, se descubre el proyecto musical de una banda que, como tantas otras, empezó haciendo versiones de los grupos que admiraban. Ahora después de varios años de trabajo han conseguido, por derecho propio, un lugar destacado entre los grupos emergentes de la escena musical valenciana. Carlos Zanetti es el encargado de dar vida a sus canciones y quien poco a poco nos ayuda a descubrir el cómo, el porqué y el cuándo de esta banda.

Micky Pérez, Tomás Balada, Carlos Zanetti y José Simó son Llegando a Normandía.

Micky Pérez, Tomás Balada, Carlos Zanetti y José Simó son Llegando a Normandía.

“El proyecto se fraguó tras un tiempo en que Micky y yo nos dedicábamos a tocar por bares con otra gente. Llegó un momento en que nos decidimos a montar un proyecto musical un poco más ‘formal’ que desembocó poco a poco en lo que hoy es Llegando a Normandía”.

Se definen como una formación clásica de rock (bajo, guitarras y batería) a los que en momentos puntuales les gusta dejarse querer por el pop. Un estilo que han ido puliendo a lo largo del tiempo y que aún continúa en evolución. “Ahora mismo estamos experimentando nuevos sonidos, sintetizadores, y otras formas menos tradicionales de crear que se van viendo plasmadas en cada directo. Nuestro sonido está abriéndose a nuevos aires y explorando la actualidad. La música requiere, como todo, mucho trabajo y subirse a un escenario es sólo la punta del iceberg”.

Gran parte de ese trabajo invisible ha dado como resultado su primer LP, ‘Llegando a Normandía’, una compilación de diez temas que es posible descargar de forma legal desde su web. Una opción de distribución, que cada vez comparten más grupos, y que incita a pensar que algo está cambiando en el ‘negocio’ de la música. “No es que no interese vender discos, sino que las formas de financiación son diferentes. Las reglas están cambiando y hay que adaptarse: los grandes elefantes discográficos están caducados y el público es el que manda”. Algo que Zanetti celebra porque al fin pone algo de justicia en este campo.

«Las reglas están cambiando y hay que adaptarse: los grandes elefantes discográficos están caducados y el público es el que manda»

“La descarga gratuita es un camino, una opción que al final es también una apuesta y una inversión a largo plazo para darse a conocer. Estamos teniendo una respuesta muy buena con la descarga legal. La gente hoy más que nunca valora iniciativas así porque son de verdad. Al final somos cuatro músicos currando y jugándose sus cuartos. Vamos a riesgo 100%, a tumba abierta”.

Una filosofía que intentan plasmar en sus canciones en las que hablan, como no del amor, pero también de los golpes que da la vida y de las oportunidades que surgen después de cada caída. “Está demostrado que el 90% de las cosas por las que nos preocupamos, o no han pasado, o no van a pasar. El mensaje final de muchos de los temas es precisamente ese; el de que pase lo que te pase, siempre hay una salida y se genera una oportunidad. El ser humano tiene vaivenes emocionales, y es por ahí donde está enfocado el disco. No siempre estamos hablando de personas, también son situaciones, lugares, y planes de futuro. Hay mucha miga en las letras para que cada uno viaje con ellas y se las lleve a su planeta”.

Valencia y la música en directo

Llegando a Normandia son ya habituales en las salas de conciertos de la ciudad de Valencia. Algo que no es nada sencillo en estos tiempos en los que, si ya era difícil intentar vivir de la música, incluso hay casos en los que dar un concierto supone perder dinero. “Las condiciones hoy en día son delicadas y ya no sólo para las bandas emergentes. Hay muchas bandas consolidadas que están cambiando el formato para tocar porque no cubren costes. La sala lógicamente es un negocio y quiere rentabilidad, pero sólo puede obtenerla si programa y llena su aforo. Con lo cual también aquí los músicos tenemos que correr con el riesgo para tener una oportunidad”.

“Las decisiones del gobierno están ahogando muchos sectores, y la cultura ha sido uno de los grandes perjudicados. Una diferencia de IVA del 13% es un suicidio que guillotina toda creatividad artística. Lo realmente importante es que las salas quieren programar y los músicos tocar, y eso debería de primar ante todo. Valencia tiene capital musical para crecer, pero se necesita importar en cierta medida la filosofía que hay en Madrid o Barcelona de consumir música en directo”.

Posiblemente uno de los momentos más dulces para el grupo tocando en directo, fue su participación en el Arenal Sound 2011. “Tocar en un festival te da muchas cosas que hasta ese momento desconoces. Es un formato diferente y nosotros nos adaptamos a ello. La gente quiere disfrutar cada momento, así que con esa filosofía preparamos el concierto, y funcionó muy bien. Para una banda como nosotros obviamente es un escaparate donde poder mostrar nuestro trabajo.”

Llegando a Normandía toca este sábado 29 de diciembre en el Café Dacapo de Valencia.