El debate como arma educativa en Valencia

Es de sobra conocido que la oratoria no es uno de los rasgos de la educación española, pese a los numerosos estudios que aconsejan su práctica para fomentar las habilidades comunicativas y de investigación. La primera edición de la Liga de Debate Escolar Ciudad de Valencia nace con el objetivo…

El debate como arma educativa en Valencia

Es de sobra conocido que la oratoria no es uno de los rasgos de la educación española, pese a los numerosos estudios que aconsejan su práctica para fomentar las habilidades comunicativas y de investigación. La primera edición de la Liga de Debate Escolar Ciudad de Valencia nace con el objetivo de despertar las inquietudes dormidas de los alumnos de Secundaria.

La iniciativa, patrocinada por el BBVA, dio el pistoletazo de salida el 5 de noviembre con un taller para el equipo de 19 voluntarios que se encargará de formar a los estudiantes de 4º de la ESO de los 24 colegios participantes. La organización corresponde a la empresa de ‘coaching’ Activa-t. Con el proyecto Educa 3.0, esta compañía valenciana pretende “enriquecer y complementar el concepto tradicional de educación en el que se basa el actual sistema con el fin de evolucionar hacia un nuevo paradigma”, explica Javier Pagán, uno de sus fundadores.

La Liga de Debate nace en un momento clave, justo cuando “la educación se presenta como la gran esperanza para el desarrollo económico y social, y la creatividad como la llave que permite descubrir las nuevas rutas de la seda”, destaca Pagán. “Investigar, organizar ideas, comunicar puntos de vista, argumentar enfoques, trabajar en equipo, criticar y opinar son algunos de los ingredientes de una práctica que abre el camino para mejorar la convivencia y fortalecer los lazos entre las personas”.

Los organizadores han programado dos fases. La primera se ha desarrollado durante los dos últimos meses con el objetivo de introducir de una forma “dinámica, divertida y práctica” el debate en las aulas y despertar la curiosidad de los alumnos. En la segunda fase, que arranca el 14 de enero, los voluntarios mentorizarán a cada uno de los equipos para preparar los encuentros con otros centros entre enero y abril. Los atriles de la competición proyectarán temas sociales de actualidad.

La liga finalizará con un evento educativo, donde, además de la final, se celebrará un concurso de oratoria entre representantes de cada uno de los centros y conferencias sobre educación e innovación pedagógica. En el proyecto han participado 1.260 estudiantes, que tendrán que decidir estos días si, aparte de la formación, quieren integrar el equipo de debate que luchará por conquistar la competición dialéctica.

Sin embargo, Activa-t sueña con un objetivo largoplacista para la primera liga de debate de alumnos de Secundaria en Valencia. “La liga», agrega Pagán, «va más allá de la celebración de encuentros entre centros educativos. El propósito del proyecto es sentar las bases para crear clubs de debate en los colegios, ya que permitirán romper las barreras y límites que fija la edad, y agrupar chicos y chicas curiosos e inconformistas deseosos de desarrollar sus habilidades sociales”.

El debate, destacan desde la organización, «enseña habilidades que sirven a las personas en el colegio, en el centro de trabajo, en la vida política y en el cumplimiento de las responsabilidades como ciudadanos de una sociedad global»

Los clubes de debate tienen una larga tradición en universidades de todo el mundo, especialmente en el ámbito anglosajón. La fluidez comunicativa, el pensamiento crítico y analítico, la tolerancia y el trabajo en equipo son virtudes que potencia el debate y que las universidades detectaron hace tiempo. Poco a poco, la oratoria como método de enseñanza se ha ido extendiendo a todas las etapas de la formación escolar de muchos países. Los españoles adolecemos de lo que desprecia nuestro sistema educativo. Basta fijarse en los defectos comunicativos de algunos políticos españoles, que no deslizan la mirada del papel y descuidan su lenguaje gestual (a veces en clara oposición al verbal). Para qué hablar de las dificultades que encuentran para comprender puntos de vista diferentes, llegar a acuerdos, argumentar sus decisiones, etcétera.

Durante los talleres de debate escolar impartidos en Valencia. Foto: Activa-t.

Durante los talleres de debate escolar impartidos en Valencia. Foto: Activa-t.

Los políticos y los medios de comunicación han empobrecido el significado de debate. Debe existir contienda, pero de ideas razonadas. En la actualidad se ve como un simple canjeo de reproches e insultos. Este cambio de postura quizá haya sido lo más costoso de interiorizar en los alumnos.

“Los talleres han tenido que romper la idea de debate-discusión que muestra la televisión para crear un nuevo concepto en el que lo importante no es lo que se piense sino la capacidad para defender la postura que toca y encontrar ideas y argumentos que permitan defenderlas. Los talleres han permitido introducir la idea de discusión-estructurada y trabajar el respeto, la escucha, la flexibilidad, la creatividad y el trabajo en equipo como pilares para el desarrollo personal y profesional”, asegura Javier Pagán.

La iniciativa parece que va por buen camino. Muchos colegios mostraron interés en participar cuando ya se había cerrado el plazo de inscripción. Así que los promotores incluirán en su segunda edición a centros educativos de Castellón, Alicante y Murcia. La sociedad, de alguna manera, lo demanda. El debate no sólo beneficia a quienes lo practican, es un requisito fundamental para la democracia. “Enseña habilidades que sirven a las personas, tanto en el colegio como en el centro de trabajo, en la vida política y en el cumplimiento de las responsabilidades que se tienen como ciudadanos de una sociedad global”.

Foto de portada: Ferendus.