“No creo que exista un exceso de nada en el arte”



Una selección de 29 alumnos y profesores de la Facultad de Bellas Artes de Valencia, a lo largo de tres décadas, exhiben sus obras en la exposición ‘La presencia y la figura’. Retratos, paisajes y ciudades establecen, en el Centre del Carme, un diálogo sin fin que se detiene para…

“No creo que exista un exceso de nada en el arte”

Una selección de 29 alumnos y profesores de la Facultad de Bellas Artes de Valencia, a lo largo de tres décadas, exhiben sus obras en la exposición ‘La presencia y la figura’. Retratos, paisajes y ciudades establecen, en el Centre del Carme, un diálogo sin fin que se detiene para tomar aire en los inquietantes rostros de Javier Palacios.

La pérdida, la muerte, la ausencia y la respiración son los objetos de estudio de Javier Palacios. Foto: Centre del Carme.

La pérdida, la muerte, la ausencia y la respiración son los objetos de estudio de Javier Palacios. Foto: Centre del Carme.

En el documental de la BBC ‘¿Dónde está el arte ahora?’ se le pregunta al escultor Tony Caro cuáles son las limitaciones del arte, a lo que él responde: “El Tony Caro joven habría dicho: No hay límites. Ahora el Tony Caro más viejo dice: Hay límites pero tenemos que expandirlos”.

Con 27 años y una prometedora carrera artística por delante, para Javier Palacios la realidad es simplemente un punto de partida. Su trabajo es turbador, insólito, no sólo por el tamaño del lienzo sobre el que pinta, sino también por la técnica y el estilo que emplea. Se concentra en la estructura de las cosas, aislando gestos y congelando el tiempo. La pérdida, la muerte, la ausencia, la respiración, la permanencia, la memoria, la potencia de los objetos cotidianos y los rostros son sus objetos de estudio. Su interés por remarcar el color y la capacidad de tocar el lado emocional, a través de lo intelectual, despuntan en su obra.

Este joven gaditano y 28 autores más, todos ellos alumnos o profesores de la Universidad Politécnica de Valencia, exhiben hasta el 21 de abril algunas de sus obras en el Centre del Carme. José Saborit, comisario de la muestra, quiso que Javier formara parte de la selecta paleta de artistas, nacidos entre la década de los 50 y los 80, que han participado en una muestra que reflexiona sobre la identidad de la pintura en un mundo cada vez más tecnológico.

Con 27 años y una prometedora carrera artística por delante, para este artista la realidad es simplemente un punto de partida. Foto: Javier Palacios,.

Con 27 años y una prometedora carrera artística por delante, para este artista la realidad es simplemente un punto de partida. Foto: Virginia Morant.

El pausado viaje de Javier Palacios

Javier recuerda haber dibujado desde pequeño. Viene de una familia interesada por el arte, aunque ninguno de sus miembros se dedicó profesionalmente a ello. Él nunca tomó la decisión de convertirse en artista, más bien fue echando horas, profundizando, hasta que llegó a la universidad y empezó a ganar algunos concursos.

Rememora como un momento importante en su trayectoria profesional cuando realizó la primera cabeza de gran formato con lápices de colores. Esta forma de trabajo le hizo asimilar una metodología que posteriormente condicionaría su obras al óleo.

Hasta ahora sus creaciones habían girado fundamentalmente entorno al arte figurativo pero cada vez, asegura, se atreve más con los lenguajes abstractos.

Los lienzos expuestos en el Centro del Carmen de Valencia forman parte de un proyecto que comenzó hace dos años y medio, aproximádamente, con la serie ‘Respiraciones’. Estos rostros a gran escala sobre un fondo neutro indagan en lo esencial de la acción, “nos recuerdan que estamos vivos”, insiste.

Posteriormente desarrolló ‘Éxtasis’, “un conjunto de obras en el que la expresión de las caras mantenían un equilibrio entre la vida y la muerte”. Un viaje pictórico que le llevó hasta ‘Procesos de una Ausencia’, un reflejo sobre el dramatismo de la pérdida que concluyó a finales de 2012 con ‘Ausencia’.

Su interés por potenciar el color y la capacidad de tocar el lado emocional, a través de lo intelectual, despuntan en su obra. Foto: Centre del Carme.

Su interés por potenciar el color y la capacidad de tocar el lado emocional, a través de lo intelectual, despuntan en su obra. Foto: Centre del Carme.

Premiado en más de una decena de ocasiones, para él “si la personalidad artística es fuerte encuentra su lugar en el mundo del arte actual, ya sea a través de la pintura, la fotografía o el vídeo”. Javier no cree que exista un exceso de teorización en el arte, “no creo que exista un exceso de nada en el arte”, insiste. Ni que sea necesario que el artista manifieste su compromiso moral con la realidad que le rodea, aunque dice que como ciudadano es imposible no sentirse condicionado. “Si se produce arte reivindicativo, perfecto. Pero también deben existir artistas que trabajen con otras cuestiones y que se preocupen por mantenerlas. El hecho de que una persona desarrolle su trabajo artístico actualmente, ya me parece una lucha importante”.

Para este creador, formado en Valencia, el arte vive en permanente crisis. “Siempre ha sido así, y gracias a esto ha evolucionado”. Para Javier este hecho es positivo y enriquecedor. No lo es, en cambio, que el mercado del arte esté en crisis pero “mi generación no ha conocido otras circunstancias, y desde el principio, estamos aprendido a vivir dentro de este contexto y acostumbrándonos a que nuestra actividad artística se genere y madure dentro de esta realidad”.

Los imperdibles de Javier Palacios


Tres pintores contemporáneos.

Neo Rauch, Borremans, y un tercero, que es escultor, pero uno de mis artistas favoritos: Erwin Wurm.

Tres pintores fallecidos.

Francis Bacon, Lucian Freud y Max Beckmann.

Una exposición.

Actualmente, hay una exposición en el CaixaForum de Madrid que me parece increíble: ‘Maestros del Caos’. Mezcla antropología y arte para explicar nuestras relaciones con el orden y el caos. Muy buena, impresionante montaje, con parte de la colección del museo Quai Brainly de París.