Purificando el aire desde València

A pesar de las dificultades por los recortes, hay investigadores que siguen trabajando. El grupo Gi2AM de la Universitat de València (UV) se centra en programas de ingeniería química como el Next Air Biotreat, un proyecto para eliminar las emisiones de compuestos orgánicos del aire de una forma natural. Europa…

Purificando el aire desde València

A pesar de las dificultades por los recortes, hay investigadores que siguen trabajando. El grupo Gi2AM de la Universitat de València (UV) se centra en programas de ingeniería química como el Next Air Biotreat, un proyecto para eliminar las emisiones de compuestos orgánicos del aire de una forma natural. Europa les ha financiado con un millón de euros.

Investigadores valencianos tratan de eliminar las emisiones de compuestos orgánicos del aire de una forma natural. Foto: UV.

Investigadores valencianos tratan de eliminar las emisiones de compuestos orgánicos del aire de una forma natural. Foto: UV.

Financiados por la Comisión Europea de la Industria Marie Curie, 12 valencianos han convertido a la UV en la primera universidad valenciana que coordina un proyecto de esta magnitud. No es fácil ser investigador y trabajar en España, donde los programas de Investigación, Desarrollo e Innnovación (I+D+i ) han sufrido un recorte del gasto del 13,7% este año, y acumulan una reducción de presupuesto del 40% desde el 2009.

Además, la subvención de proyectos se supedita a la obtención rápida de resultados, sin tener en cuenta la dificultad que ello supone, ya que las conclusiones se obtienen al cabo de mucho tiempo, en el tramo final de los proyectos. La investigación debe hacerse sin prisa, porque cualquier error hoy puede ser la base para un gran descubrimiento mañana.

Las acciones Marie Curie

Incluso en un contexto tan desesperanzador como éste, en España, y concretamente en Valencia, quedan grandes investigadores involucrados en proyectos competitivos a nivel europeo. Feliu Sempere tiene 36 años, es Doctor en Ingeniería Química y asegura que él, como muchos otros, no quiere tener que emigrar para investigar: “la decisión de irse a trabajar al extranjero tiene que ser voluntaria, no por necesidad, pero desgraciadamente el futuro aquí es muy negro, intentamos buscar todos los recursos, pero es complicado, no se valora ni se fomenta nada la investigación en España, y hace años que hay demandas al respecto. En otros países es diferente, como experimenté el año pasado durante mi estancia postdoctoral en Holanda”, recuerda.

Sempere es uno de los integrantes del Grupo de Investigación de Ingeniería Ambiental (Gi2AM) de la UV, que está coordinando el proyecto Next Air Biotreat, financiado íntegramente por la Comisión Europea e incluido en una de las líneas europeas de apoyo a la investigación más prestigiosas, competitivas e importantes, las Acciones Marie Curie, en concreto la IAPP. Esta acción contaba con un presupuesto de 80 millones de euros, destinados a 60 proyectos diferentes. Next Air Biotreat consiguió pasar con nota el proceso de selección.

Los objetivos de las acciones Marie Curie IAPP son fomentar la cooperación entre países de la Unión Europea, ayudar a formar a profesionales e impulsar el intercambio de conocimientos entre los sectores comerciales y no comerciales. Por ello este tipo de proyectos deben incluir asociaciones entre universidades y empresas privadas de diferentes países.

Todos los agentes obtienen beneficios. Los investigadores pueden aplicar su trabajo, y las empresas, beneficiarse de la investigación científica. La UV presentó el proyecto con dos empresas asociadas, una holandesa (Pure Air Solutions) y otra ubicada en Bélgica (Exel Composites). En total colaboran 18 investigadores entre la UV y los socios industriales. El intercambio entre ellos es uno de los requisitos de este tipo de planes y, en este momento, dos de los miembros del Gi2AM, Jordi Palau y Pau San Valero, trabajan en Bélgica y Holanda. Como contrapartida, David Hidalgo, un ingeniero valenciano que emigró a Holanda, colabora con la Universitat desde el pasado mes de enero.

El Grupo de Investigación en Ingeniería Ambiental (GI2AM) de la UV es el coordinador del sistema Next Air Biotreat, financiado con un millón de euros. Foto: UV.

El Grupo de Investigación en Ingeniería Ambiental (GI2AM) de la UV es el coordinador del sistema Next Air Biotreat, financiado con un millón de euros. Foto: UV.

El Next Air Biotreat

Desde octubre del 2011, y gracias a la financiación de la Comisión Europea, que les ha dotado con más de un millón de euros, 12 investigadores valencianos trabajan en el proyecto Next Air Biotreat, un estudio cuyo objetivo es conseguir la purificación de las emisiones nocivas de las empresas utilizando métodos biológicos, con un menor impacto ambiental que los tratamientos fisicoquímicos utilizados habitualmente.

La investigación es muy relevante no solo para las empresas, sino también para la política y principios de la UE ya que, en comparación con las tecnologías convencionales de tratamiento biológico, es económicamente rentable, contribuye a una menor huella ecológica, e implica una reducción de la emisión de dióxido de carbono (CO2), lo que contribuye a la política de la UE para reducir las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV). También ayuda a minimizar el impacto del cambio climático. Es un proyecto cuya relevancia traspasa las barreras de la ciencia. Todo un reto para hacer un mundo más sano y mejor ideado y realizado desde València y por valencianos.

El grupo está coordinado por Carmen Gabaldón, profesora titular de Ingeniería Química en la UV, quien explica que “este proyecto es un desafío apasionante en la búsqueda de una solución sostenible y competitiva económicamente para la depuración de aire, y supone una magnífica oportunidad para el desarrollo profesional de nuestros investigadores. Además, se espera una importante repercusión en la actividad de nuestros socios industriales”.

El proyecto se puso en marcha hace casi dos años y finalizará en 2015. Para entonces algunos de los participantes habrán conseguido doctorarse. De momento, se ha permitido a un grupo de valencianos, con talento e ideas, trabajar en casa y dotar de prestigio a la UV.