Hodgson o la animación para documentar emociones



El Festival Internacional de Cine Cinema Jove concede este año su premio Luna de Valencia al animador británico Jonathan Hodgson. Un todoterreno de la animación que, con trazo austero, poso psicológico y gran variedad de técnicas y narrativas, se aleja de los caminos trillados que gobernaban, hasta hace pocos años,…

Hodgson o la animación para documentar emociones

El Festival Internacional de Cine Cinema Jove concede este año su premio Luna de Valencia al animador británico Jonathan Hodgson. Un todoterreno de la animación que, con trazo austero, poso psicológico y gran variedad de técnicas y narrativas, se aleja de los caminos trillados que gobernaban, hasta hace pocos años, el mundo del ‘cartoon’.

El director de animación Jonathan Hodgson. Foto: Cinema Jove.

El director de animación Jonathan Hodgson. Foto: Cinema Jove.

Es la primera vez que se dedica en España una retrospectiva a este maestro de la animación. Cinema Jove ha apostado por divulgar una obra heterogénea y muy influyente. Hodgson tutorizó el premiado cortometraje de Antonio Jesús Busto, ‘The day I killed my best friend’, durante la estancia en Londres de este antiguo alumno de la Universidad Politécnica de Valencia. Busto lo conoce bien. Hodgson le ayudó a promocionar este cortometraje mas allá de la universidad, abriéndole las puertas a los festivales y al mundo profesional de la animación. “Jonathan tiene una obra muy rica. Siempre se ha mantenido actualizado en lo que a nuevas tecnologías y técnicas se refiere. Además, como buen inglés, intenta ser económico en la animación, lo justo para generar estéticas muy específicas dependiendo del tema que trate. Esto es lo que más me gusta de él. Consigue desarrollar cualquier tipo de estilo narrativo y estético, manteniendo el suyo propio”, explica Busto.

Basta con disfrutar de uno de sus trabajos más conocidos por el gran público, ‘The Man with the Beautiful Eyes’, adaptación del poema del ‘maldito’ Charles Bukowski, que consiguió el premio BAFTA al Mejor Cortometraje de Animación en el año 2000. Es la obra favorita de Busto. Los signos distintivos del animador británico están bien presentes: la austeridad gráfica y la huella psicológica que se amplifica con los juegos visuales y una sensibilidad muy peculiar para interpretar las emociones, al igual que sucede en ‘Camouflage’. Dentro de la animación de Hodgson vuela libre, desde otro ángulo, a otra velocidad, la infancia de Bukowski.

“La animación documental es un concepto supuestamente contradictorio, pero a la vez muy útil para expresar y encontrar la mejor forma de enseñar y mostrar cosas”, apunta Busto

El director del festival, Rafael Maluenda, enfatiza también este punto. “Hodgson refleja los entresijos de la mente de sus protagonistas. Es capaz de expresar y plasmar los pensamientos de sus personajes mediante el dibujo. Algo fascinante”. Precisamente esta capacidad para comunicar temas abstractos y complejos ha permitido a Hodgson adentrarse en la animación documental sin demasiados sobresaltos. Pese a que el matrimonio documental y animación transmite cierta contradicción, Hodgson consigue desdibujar la realidad, cocinarla en su mundo expresivo y colorista, y sacar del horno un plato más veraz incluso que la propia realidad. Al menos, lo suficientemente atinado en su interpretación como para estimular el debate. “La animación documental es un concepto supuestamente contradictorio, pero a la vez muy útil para expresar y encontrar la mejor forma de enseñar y mostrar cosas. Jonathan es un buen ejemplo”, apunta Busto.

En ‘The age of stupid: War’, una de las tres secuencias que Hodgson dirigió para ‘The Age of Stupid’, el largometraje documental de Franny Amstrong sobre el cambio climático, y ‘End of dead penalty’, que cuenta la historia de Mohammad Mostafaei, un abogado iraní que ha salvado de la pena de muerte a 20 de los 40 menores que ha defendido en Irán, son muestras, muy distintas entre sí, del talento documental del animador británico, del amplio abanico de recursos que domina.

Desde el collage animado que combina imagen real mezclada con animación, a la sencillez a lápiz en 2D, técnica que ha explorado hasta la maestría, pasando por el stop motion y la animación gráfica digital. La técnica es variable, la originalidad a la hora de transmitir los laberintos mentales de los personajes no. Es una constante que fluye por toda su obra gracias a su meticulosa observación de las historias de vida. Innovador en su forma de sensibilizar al espectador a través del proceso creativo de la animación, no hay nada tan excitante para este artista como documentar la realidad y sus infinitas emociones.

Cinema Jove exhibirá ‘The Man with the Beautiful Eyes’ (2000), ‘The Age of Stupid: War’ (2009), ‘Nightclub’ (1983), ‘Forest Murmurs’ (2006), ‘End the Death Penalty’ (2012), ‘Dogs’ (1981) y ‘Camouflage’ (2002) del 21 al 28 de junio.