“’El Extrarradio’ fue nuestra forma de volvernos a ilusionar con la profesión”

Tras un despido laboral puede aparecer una oportunidad para realizar los anhelos más profundos. Es el caso de Olga Ruíz que, tras trabajar en la misma radio durante años, fue despachada junto a un puñado de compañeros. Este hecho aparentemente negativo resultó ser el revulsivo perfecto para proyectar su carrera…

“’El Extrarradio’ fue nuestra forma de volvernos a ilusionar con la profesión”

Tras un despido laboral puede aparecer una oportunidad para realizar los anhelos más profundos. Es el caso de Olga Ruíz que, tras trabajar en la misma radio durante años, fue despachada junto a un puñado de compañeros. Este hecho aparentemente negativo resultó ser el revulsivo perfecto para proyectar su carrera periodística desde la creatividad. Acaba de recibir un Premio Ondas.

‘El Extrarradio’, un programa que se emite exclusivamente por internet, ganó el Ondas por a la innovación radiofónica. Se premió su original formato, que recuerda a los magazines de antaño, elaborados con mimo, con reposo y mucho amor por el medio radiofónico. Hablamos con Olga Ruiz, una de sus creadoras.

Parte del equipo del Extraradio, de izquierda a derecha: Carmen Ruiz, Carles Baldellou, Olga Ruiz, María Jesús Espinosa de los Monteros y Carlos Moreira. Foto: 'El Extrarradio'.

Parte del equipo de ‘El Extraradio’, de izquierda a derecha: Carmen Ruiz, Carles Baldellou, Olga Ruiz, María Jesús Espinosa de los Monteros y Carlos Moreira. Foto: ‘El Extrarradio’.

Has trabajado en una emisora convencional muchos años, ¿qué diferencia ves entre ella y ‘El Extrarradio’?
La verdad es que he pasado por muchas etapas en esa emisora. Pasé por unos años fantásticos, podía trabajar libremente, crear. Concebíamos los programas a partir de la creatividad, y se me dejó hacer un poco lo que yo quería hacer. Un día tuve la mala suerte de que cambiaron al jefe de programas y los dos últimos años fueron los más horribles de toda mi trayectoria profesional. El que se encargaba de decidir mis designios profesionales no amaba a la radio.

Hablando de amar a la radio, ¿qué significa para ti ‘El Extrarradio’?
Para mí y para María Jesús, que también trabajaba conmigo en la Cope, ‘El Extraradio’ fue volver a ilusionarnos por la radio, para nosotros fue una liberación el hecho de volver a trabajar de forma creativa. Queríamos volver a confiar en el periodismo, volver a hacer un periodismo en el que diseccionar los temas, trabajarlos a fondo, con tiempo y libertad. Fue nuestra tabla de salvación creativa y nuestra forma de volvernos a ilusionar con la profesión.

Hablas de tiempo y libertad en el periodismo, ¿crees que hay una nueva tendencia que apuesta por el periodismo más analítico y reflexivo?
Es difícil en los medios convencionales porque la prisa es la protagonista, se trabaja mucho con la actualidad. Así es muy difícil trabajar creativamente. Nosotros tenemos la suerte de ni poder ni querer competir con los medios tradicionales porque sería absurdo. Ellos lo hacen muy bien, ¿por qué vamos a hacer lo mismo? Desde el principio tuvimos claro que lo primero que teníamos que hacer era diferenciarnos, y la única forma de poder hacerlo era crear nuestro propio estilo. Cocinar los temas, darles todo el tiempo que requieren. Desde que planteamos un tema hasta que ese tema se cuelga pasa mucho tiempo. Hasta que no estamos convencidos de que el tema está absolutamente trabajado, de que los invitados son los que queremos que sean, de que está perfectamente editado, no lo subimos. Nosotros trabajamos así, y además es lo que más nos gusta de nuestro trabajo.

«Queríamos volver a confiar en el periodismo, volver a hacer un periodismo en el que diseccionar los temas, trabajarlos a fondo»

El Extrarradio recibió el premio Ondas a la innovación radiofónica. Foto: 'El Extrarradio'.

Habéis recibido el Ondas, un reconocimiento público a ese trabajo de hilar tan fino los contenidos, ¿cómo lo estáis viviendo en primera persona? ¿Qué tal os sentís al otro lado de la barrera?
Es un sueño, recibir un premio Ondas es un sueño para cualquier persona que se dedique a la comunicación. Vimos a Julia Otero emocionada, un totem de la comunicación, con lágrimas en los ojos al recibir el premio Ondas. Imagínate lo que fue para nosotros que montamos un proyecto a raíz de la noticia pésima que fue el despido, que lo defendemos sin cobrar sueldo, que nos ocupa todo nuestro día. Y de repente, un día, ese proyecto en el que tú has creído, alguien decide que nos merecemos un Ondas, el premio más prestigioso de este país. No sé explicar con palabras lo que significa para nosotros. Es un sueño hecho realidad.

He visto que habéis entrevistado a grandes de la radio como a Javier ‘Crudo’…
La verdad es que, salvando las distancias, porque Javier es un tótem de la comunicación y una de las personas más creativas que hay en el panorama de la comunicación radiofónica actual, tuvimos una experiencia muy similar. Nos echaron a la vez, el mismo día. Concertamos una entrevista con él y, a raíz de esa entrevista, nos apoya muchísimo. Para nosotros es importante. A la gente le gusta lo que hacemos y le parece una bonita forma de hacer y entender el periodismo. Hemos entrevistado a Maruja Torres, Forges, Juan Diego Boto, Martirio, cuya entrevista estamos editando ahora y tengo muchas ganas de que la escuchéis porque es una sabia de la vida.

En cuanto al nombre de los programas, contáis con uno de literatura llamado El Látigo de Joyce, de política, El año que vivimos peligrosamente, sobre ciencia (A ciencia cierta)… ¿Hay nuevos programas a la vista?
Tenemos un par de ideas nuevas que estamos acabando de ver si tendrían cabida o no. Por un lado, nos gustaría integrar un programa de gastronomía, pero con el aire de ‘El Extrarradio’. Tratado desde un punto de vista selecto, diferente. Estamos buscando al colaborador ideal. También estamos valorando la posibilidad de hacer un programa en directo, pero no nos acaba de gustar el sonido del ‘streaming’. No queremos perder la calidad del sonido. Si finalmente lo hacemos, sería también una prueba para ver qué fidelidad hay al otro lado.

«No creemos en hacer pagar a la gente por los ‘podcast’. Creo que pagar por escuchar la radio choca con mi filosofía de hacer radio»

¿Dónde grabáis los programas?
Trabajamos en mi casa, es el centro de operaciones. Hemos instalado un estudio en una habitación donde hemos puesto todo el material técnico. Es como el camarote de los Hermanos Marx, aprovechamos para grabar siempre de noche y así de paso cenamos todos, con lo cual tienen mucho murro porque así cenan gratis (se ríe junto con el equipo). También hay mucho trabajo fuera, en la calle. En el estudio se hace la edición y se graban nuestras voces, pero fuera grabamos todo lo demás. De hecho, invertimos en un equipo de grabación muy potente porque sabíamos que nuestro trabajo iba a ser básicamente en la calle.

¿Es actualmente sostenible a nivel económico ‘El Extraradio’? ¿Qué ideas tenéis para vivir de vuestra pasión?
No, todos estamos sobreviviendo con otros trabajos, o con lo que nos queda de la indemnización por el despido. Pero somos muy optimistas, yo creo que el Ondas nos va ayudar a encontrar aununciantes que apuesten por la radio online, que no es el futuro, sino que es el presente. Nosotros, por ejemplo, no creemos en hacer pagar a la gente por los ‘podcast’. Creo que pagar por escuchar la radio choca con mi filosofía de hacer radio.