Ripoff Report, el estafador estafado



Envuelta en la polémica, la web ‘Ripoff Report’ se ha convertido en una de las herramientas ‘online’ más poderosas para dar voz a las quejas de los consumidores o para destruir la reputación de las empresas, según se mire. El anonimato, la imposibilidad de eliminar sus contenidos, y su buen…

Ripoff Report, el estafador estafado

Envuelta en la polémica, la web ‘Ripoff Report’ se ha convertido en una de las herramientas ‘online’ más poderosas para dar voz a las quejas de los consumidores o para destruir la reputación de las empresas, según se mire. El anonimato, la imposibilidad de eliminar sus contenidos, y su buen posicionamiento son algunas de sus principales bazas.

Ed Magedson, creador de 'Ripoff Report', y una de las personas más polémicas de la globoesfera

Ed Magedson, creador de ‘Ripoff Report’, y una de las personas más polémicas de la globoesfera.

Atentos a esta cara. Porque detrás de las pintas de exrockero desaliñado de Ed Magedson tal vez se esconda una de las personalidades más controvertidas del planeta. Al menos, de ese planeta digital llamado internet. Considerado como un héroe o un villano, según el caso, corre la leyenda urbana de hallarse en paradero desconocido, tener guardaespaldas de incógnito que le siguen a todas partes, e incluso personas que revisan su basura por si deja cualquier rastro de ADN. Algo normal, según sus defensores, para asegurar la integridad física del que consideran un paladín en los derechos del consumidor. Sus enemigos barajan otras historias. Como que está fichado por el FBI, tiene antecedentes penales, y es el dirigente de uno de los entramados criminales más peligrosos de la nueva era digital: la página web ‘Ripoff Report’.

Quiebra de negocios, rupturas y despidos

“Ripoff” significa en inglés chachullo o estafa. “Report” se podría traducir como informe. De este modo, la página web ‘Ripoff Report’ funciona como una especie de compendio de comentarios negativos sobre empresas o individuos que han “estafado” o cometido fraude, de modo que los usuarios puedan dar la voz de alarma al resto. Su lema, bajo el logo, supone toda una declaración de intenciones: “Don´t let them get away with it”. Algo así como “no dejes que se salgan con la suya”.

Cualquier queja publicada en la web aparecerá a las pocas horas en los primeros resultados de Google, pudiendo llegar a arruinarte la vida

Pero, ¿qué es exactamente lo que convierte a esta página en una de las más influyentes y a su creador en una de las personas más odiadas? Simplemente, que estas quejas suelen acaparar los primeros resultados en los motores de búsqueda más populares, como Google. De hecho, si alguien publica una queja o un comentario negativo sobre tí o tu compañía, aparecerá en cuestión de horas por delante de muchos otros resultados, incluso si éstos provienen de fuentes gubernamentales, ‘Wikipedia’, o tu propia página web.

Este solo hecho proporciona a ‘Ripoff Report’ un gran poder en el mundo digital. Tal y como señala Jerome Knyszewski, experto en reputación online, “un 85% de los consumidores realizan una búsqueda en internet antes de contratar un servicio”. De éstos, un 80% no comprarán si ven algo negativo.

Según Jerome, un simple informe en ‘Ripoff Report’ (y esta página, a diferencia de otras como Yelp, sólo recoge comentarios negativos) pueden llegar a arruinar, literalmente, tu vida. Entre la lista de posible efectos están la de negocios que quiebran, rupturas de pareja, o despidos. Y esto se debe a la credibilidad que los usuarios dan a dichos comentarios. “Un 90% de las personas consideran como verdades los comentarios online realizados por personas que no conocen directamente”, destaca Jerome. “Confían realmente en estas opiniones”.

'No dejes que se salgan con la suya', lema de 'Ripoff Report'.

‘No dejes que se salgan con la suya’, lema de ‘Ripoff Report’.

Esta situación ha llevado a algunos a denunciar una especie de acuerdo secreto entre Google y ‘Ripoff Report’, por medio del cual este último pagaría al buscador para colocar sus resultados en primeras posiciones, acrecentando con ello su influencia. Desde la página destacan simplemente dos aspectos: su antigüedad (lleva funcionando desde 1998), y el alto interés de sus contenidos, con más de un millón de páginas indexadas y alrededor de un millón de visitas semanales. Dos factores prioritarios para Google a la hora de posicionar contenidos online.

¿Derecho legítimo de quejarte o simple extorsión?

El funcionamiento de la página es muy sencillo. Cualquier persona mayor de 14 años puede acceder y publicar un comentario de manera gratuita y anónima, sin ningún tipo de filtro o edición. Para ello sólo debe incluir su dirección de email (que tampoco se verifica). El informe queda publicado y en pocas horas queda indexado por google, que lo coloca en las primeras posiciones.

No hay ningún tipo de verificación sobre los datos que se aportan en las quejas, además de que no pueden borrarse

“En teoría, la página es una gran idea.”, señala Jerome. “Nadie quiere invertir o gastarse dinero en una persona o una empresa que estafa a la gente. Es bueno tener a alguien que nos permita ayudar a realizar una buena decisión”. Sin embargo hay un peligro. “Cualquiera puede escribir un comentario y no hay ningún tipo de verificación sobre los datos que se aportan, además de que no puede borrarse y se queda ahí para siempre”.

Y es que Ripoff Report no elimina ninguna entrada, aunque sea falsa. Ni siquiera si es el propio autor (y no el afectado) el que lo solicita. La web se excusa diciendo que esto podría provocar presiones por parte de las compañías. Si alguien piensa que la información no es verdadera, puede escribir un comentario o un “rebutt”, que aparecerá debajo del informe. Sin embargo esto puede llegar a ser contraproducente, ya que aportará más contenido a la entrada, lo que la posicionará aún más alto, y lo que se mostrará en Google será la queja original, no el comentario o la aclaración.

Aquí es donde está la verdadera polémica. ‘Ripoff Report’ no elimina comentarios, pero puede “arbitrar” en el conflicto. ¿El truco? Que hay que pagar. En algunos casos miles de dólares. Simplemente para que la página coloque un comentario positivo por encima del negativo. Una práctica a la que se acogen cada vez más empresas y que que se ha convertido, en la actualidad, en la principal fuente de ingresos de la web.

Así es que como quisieran ver a Ed Magedson muchas de las víctimas de su página web.

Así es que como quisieran ver a Ed Magedson muchas de las víctimas de su página web.

Asociación de víctimas de Ripuff Report

Entonces, ¿qué se puede hacer para combatir un comentario negativo en esta página sin tener que pagar? Más bien poco. Por no decir nada. Ed Magedson tiene fama de cabezón, y la página no ha borrado nunca una entrada.

Así que una de las opciones más corrientes es la de contratar a una empresa de posicionamiento SEO para que entierre el comentario negativo detrás de una multitud de web fantasmas con comentarios positivos.

Otra opción es la de denunciar a la página. Algo que ya se ha hecho 70 veces. Todas ellas sin éxito. “Si escribes abogado o buffet en Ripoff Report te salen 6.000 comentarios negativos”, indica Jerome. “Si ellos no han podido hacer nada por quitar sus resultados, ¿piensas que pueden quitar los de otros?”. Y es que a la página le ampara la ley “Communications Decency Act”, que lo que hace es excluirla de todo tipo de responsabilidad legal sobre los comentarios publicados, ya que suponen opiniones de terceras personas.

Por último queda demandar al responsable del comentario, conseguir una orden judicial, y ponerse en contacto con Google para que elimine el resultado de su buscador. Aunque esto no eliminará la entrada de la página y google dejará constancia de que este contenido se ha eliminado, con un aviso bajo los resultados de su buscador, y cualquier usuario podrá verlo si pulsa el enlace.

Algunas plataformas aseguran que entre el 70 y el 90% de las quejas son falsas y que hay cerca de un millón de víctimas inocentes

Esta situación de indefensión ha llevado a montar plataformas de víctimas de ‘Ripoff Report” que lo que buscan es, simplemente, tumbar la página. Proclaman, por ejemplo, que entre el 70 y el 90% de los informes publicados son falsos, y contabilizan en un millón de personas inocentes afectadas. Entre sus argumentos para atacar la página está la falta de ética del creador que, dicen, más allá de resolver disputas entre consumidores y empresas, busca enriquecerse. O la propia contradicción de que Ripoff Report no acepte publicar ningún comentario negativo sobre ella misma en su propia página.

Por su parte, los defensores de ‘Ripoff Report’, con su creador al frente, consideran estos ataques una muestra de que el mundo corporativo no quiere que el consumidor por fin tenga voz propia, y que ésta pueda ser influyente. Al fin y al cabo, casi todos los que quieren eliminarla es porque tienen informes negativos en esta página. Lo que les convierte en unos estafadores.

¿Y los expertos en reputación online? Por lo general, se muestran cautos. Es casi imposible encontrar ningún informe oficial que ponga en tela de juicio la legitimidad de la página. Algo comprensible. No vaya a ser que alguien digo algo que no deba, y sea su propio nombre el que termine casualmente alli publicado.