El sabueso de los Modlin

Una noche de primavera de 2003. Avisan al fotógrafo Paco Gómez, coleccionista de vidas ajenas, de que están dejando esparcidas por la acera de la calle del Pez de Madrid fotografías, cartas y libros. Los Modlin son los propietarios de estos objetos rescatados del olvido por el fotógrafo madrileño. La…

El sabueso de los Modlin

Una noche de primavera de 2003. Avisan al fotógrafo Paco Gómez, coleccionista de vidas ajenas, de que están dejando esparcidas por la acera de la calle del Pez de Madrid fotografías, cartas y libros. Los Modlin son los propietarios de estos objetos rescatados del olvido por el fotógrafo madrileño. La historia de esta excéntrica familia no deja indiferente a nadie.

Margaret, Elmer y Nelson Modlin.

Margaret, Elmer y Nelson Modlin.

Este acontecimiento en la calle del Pez es el punto de partida de una investigación que ha concluido diez años después con la publicación de un libro difícil de encajar en un género. ‘Los Modlin’ aúna fotografía, crónica periodística, biografía detectivesca y diarios. Paco Gómez, como el fotógrafo de ‘Blow up’, la película de Antonioni, escudriña cada foto encontrada en busca de pistas sobre los protagonistas de aquellas inquietantes imágenes. ¿Quiénes eran los Modlin? ¿Por qué vinieron a España? ¿Cuál es la razón para posar en tan extrañas posturas?

Cada respuesta engendra nuevas preguntas. Margaret, la madre, es una pintora surrealista con un estilo muy cercano a Dalí y obsesionada con el éxito. Elmer es un actor de reparto que aparece en la escena de final de la obra maestra de Polanski, ‘La semilla del diablo’ y en algunas películas del destape. Nelson, el primogénito de la pareja, trabajó como modelo, actor y locutor de radio. La familia llegó a Madrid en la década de los setenta desde Hollywood en busca del reconocimiento que se les negaba en Estados Unidos.

“Diez años han pasado desde que los Modlin irrumpieron en mi vida por azar. Ha sido una experiencia intensa e irrepetible persiguiendo las sombras y los sueños de unas personas a las que nunca conocí. Ahora soy más viejo, más desconfiado y paranoico. Esta mañana, después de dejar a los niños en el colegio, he llorado al pasar por delante de la Escuela de Ingenieros Agrónomos. Allí, apilados, envueltos en plásticos con burbujas y olvidados por el mundo, siguen todos los cuadros que Margaret Modlin pintó”. Así arranca el libro autoeditado por Paco Gómez, del colectivo Nophoto, y financiado a través de la plataforma de crowdfunding Verkami. Tanto magnetismo desprende la historia que el fotógrafo pidió 7.500 euros a los mecenas y recaudó 21.170 euros.

«Descubrí que las imágenes eran representaciones de los personajes que habitaban en la apocalíptica imaginación de Margaret», comenta Paco Gómez

A medida que Gómez construye el puzzle uno empieza descubrir una familia que estuvo implicada en episodios trascendentes de la historia del siglo XX. Ya se ha comentado la participación de Elmer en ‘La semilla del diablo’ como uno de los adoradores de Satanás que aparecen en la escena final. También aparece como extra en ‘El crack’ de José Luis Garci, tuvo un par de papeles en la serie norteamericana ‘Embrujada’ y en un capítulo de ‘El fugitivo’. Elmer también fue una de las primeras personas que desembarcó en Nagasaki tras la explosión de la bomba atómica durante la II Guerra Mundial. El infierno parece un protagonista más de la historia de esta familia. De hecho, Margaret se consideraba la mejor pintora del Apocalipsis.

Los ingredientes son perfectos para armar una historia fascinante. Además, las fotografías que recoge Paco Gómez de la calle registran a los Modlin en extrañas posturas. “Descubrí que las imágenes eran representaciones de los personajes que habitaban en la apocalíptica imaginación de Margaret y que ella utilizaba como modelos para componer sus lienzos”, asegura. Paco Gómez le da una vuelta de tuerca a esta idea y fotografía las mismas escenas pero con protagonistas diferentes. «Buscaba la magia evocando las fotografías del pasado», señala.

Paco Gómez.

Paco Gómez.

Henry Miller y Franco

El matrimonio entabló cierta amistad con el escritor Henry Miller. “En el prólogo del libro ‘El espejo del ángel del tiempo’ Margaret justifica su propia genialidad en ese primer contacto con Miller. Es tan importante para ella y para su obra que considera que el mundo comienza ahí. Todo lo demás es pasado. Empieza a contar el tiempo a partir de 1969, año que ella denomina “El año de la luna”, y desde ese momento su particular calendario no tendrá su origen en el nacimiento de Jesucristo sino en su encuentro con Miller”, explica Paco Gómez en el libro. Entre los últimos escritos de Miller está el prólogo de la exposición de Margaret en el círculo de Bellas Artes de Madrid.

“Para Margaret Modlin Francisco Franco y Henry Miller son las personalidades más extraordinarias de todos los tiempos”, explica Gómez. Esto da pie para relatar uno de los episodios más marcianos de la historia de esta familia. Margaret pintó un retrato del dictador. El responsable de la compra, Calvo Murillo, prometió a Margaret que hablaría con Carrero Blanco para adquirirlo. Esta conversación no llegó a producirse. El atentado de ETA a Carrero Blanco en 1973 se interpuso e impidió que el cuadro ‘Generalísimo Franco, tú que vives al abrigo del Altísimo, y habitas a la sombra del Omnipotente’ fuese adquirido como Patrimonio Nacional por una suma desorbitada.

Nelson, el primogénito, era una persona muy conocida en el universo cultural madrileño. A su funeral (murió pocos años después que Margaret pero antes que Elmer) acudieron muchas personalidades del mundo del cine. Se distanció mucho de las excentricidades de sus padres. Elmer Modlin moriría meses después consumido por el alcohol. Días después de la muerte de Elmer se arrojaron a la basura los objetos que Paco Gómez encontró y que ayudaron a reconstruir una historia que estuvo cerca de perderse en el olvido.