Reno o la suma de las partes

Si un músico con trayectoria como el valenciano Manolo Tarancón presenta un nuevo trabajo, acudir a su lanzamiento es casi una cita obligada. Pero, si además lo hace fusionándose con miembros de la disuelta y también valenciana banda Torre de Control, la cita adquiere matices todavía más interesantes. Hace presagiar…

Si un músico con trayectoria como el valenciano Manolo Tarancón presenta un nuevo trabajo, acudir a su lanzamiento es casi una cita obligada. Pero, si además lo hace fusionándose con miembros de la disuelta y también valenciana banda Torre de Control, la cita adquiere matices todavía más interesantes. Hace presagiar que algo importante se está gestando.

El cuarteto de integrantes que forman Reno, con Manolo Tarancón a la cabeza.

El cuarteto de integrantes que forman Reno, con Manolo Tarancón a la cabeza.

Manolo Tarancón, Sergio San Isidro, Cristian Costa y Alejandro González ‘Panxi’. Son Reno. La suma de las partes o las piezas que forman un nuevo todo. Los dos primeros, vocalistas y guitarristas; el tercero se encarga del bajo; y el último dirige la batería. Tienen a sus espaldas proyectos personales y grupales que sumados sobrepasan los 15 años. Por tanto, podemos decir que no son unos novatos en los escenarios, aunque si algo los define a la perfección es la palabra creadores. Han sido capaces de dar vida a diez potentes canciones en menos de un año. El pasado 30 de enero presentaron su disco homónimo en la mítica sala Costello, en el corazón de Madrid, donde revolucionaron con temas cañeros como ‘Despedidas’, que pese al título abrió el concierto.

¿Cómo surgió la idea de formar esta nueva banda?
El germen de Reno se encuentra en un viaje de vuelta desde la feria Monkey Week en 2012. Parte de lo que era Torre de Control compartió coche con Manolo Tarancón y David Garzinsky. Cristian puso un CD con las maquetas de Sergio. Días más tarde, Manolo llegó con uno de nuestros actuales temas, ‘Ferrari’, a casa de Sergio. Allí se empezó a maquetar de nuevo y a vislumbrar su potencial. También nos pusimos manos a la obra con otros dos temas, ‘Relatividad temporal’ y ‘Raro’. Unos coros por aquí, unos ‘riffs’ por allá, y poco a poco el concepto fue cogiendo fuerza ya con Cristian y ‘Panxi’ incorporados.

¿Cuánto hay de Manolo Tarancón en Reno y cuánto de Torre de Control?
‘Selección natural’, la canción que abre nuestro disco, responde a esta pregunta. Quien quiera buscar lo que Manolo Tarancón venía haciendo no lo va a encontrar, de la misma manera que quien quiera escuchar a Torre de Control, tampoco podrá. Reno es un concepto nuevo, donde todos nos hemos encontrado a gusto; es la suma de las partes.

«Quien quiera buscar lo que Manolo Tarancón venía haciendo no lo va a encontrar. Reno es un concepto nuevo»

¿Cómo definís estilísticamente esta sinergia musical y qué valores aunáis en lo personal?
Somos un grupo pop que hace guiños a muchos otros estilos. Dentro del disco encontramos trazos surf, americana, fronterizos, ‘power-pop’, e incluso de rock progresivo. Pero son solo guiños, no hablamos de un estilo concreto en cada uno de los casos. En lo personal/profesional somos serios en lo que hacemos. Nos gusta el trabajo meticuloso y bien ejecutado. Creemos en cada paso que damos y nos maravilla como quedan las huellas al echar la vista atrás.

¿De qué hablan vuestras canciones?
Tratan una variedad de temas sociales, desde la persecución de lo que uno quiere, hasta cuando el hombre se convierte en un lobo para el hombre. También hay una parte para el amor, pero el amor por los seres queridos que están a nuestro lado, los que se encuentran en cuerpo y los que están en alma. Los temas van dirigidos a aquellos que se dan por aludidos, sólo por esto ya quedan retratados.

¿Quiénes son vuestras musas o los ídolos que os inspiran?
Nuestra mayor fuente de inspiración es el presente, el día tras día. Y no tenemos tanto ídolos como influencias; ahí pueden entrar desde Bob Dylan a Radiohead. Eso es lo que hace que Reno sea Reno.

Reno en concierto demuestran que ofrece un producto distinto.

Reno en concierto demuestran que ofrece un producto distinto.

La idea de formar Reno surgió a finales de 2012, y en apenas un año ya tenéis un disco bajo el brazo. ¿Cuál es vuestro proceso de creación para ser tan efectivos?
Tanto Manolo como yo (Sergio) somos muy activos a la hora de crear. Cada semana estamos mandando canciones, compartiendo ideas y viendo enfoques de lo que va surgiendo. Manolo suele enviarme composiciones con su voz y su guitarra a través del móvil y yo se las devuelvo casi el mismo día ya maquetadas con posibles baterías, bajos, coros, etc. Si es una canción mía, me cuesta mucho hacer una canción desnuda, solo con voz y guitarra. Cuando pienso una melodía estoy escuchando la batería acompañándola, el bajo haciendo dibujos y las guitarras brillando. Es un proceso de pre-producción que me divierte y me hace darle muchas vueltas a todo. En el local de ensayo es otra historia. Ahí entramos todos en juego y esto es lo más enriquecedor del grupo, ya que cada uno lleva el tema donde se encuentra más cómodo y ve mejores posibilidades. Incluso habiendo cerrado las canciones van apareciendo aportaciones valiosas que luego introducimos. No solemos dejar ninguna idea en el tintero, ni nada por probar.

¿Dónde realizasteis la grabación del disco?
La hemos llevado a cabo en Valencia, en los estudios Blackout Musice. Carlos Soler ha grabado y mezclado el disco y Paco Morillas lo ha masterizado. Ha sido un proceso intenso, en varias fases a lo largo del año, hecho positivo para asentar las ideas. Ha resultado muy sencillo trabajar con ellos, pese a lo insistentes que hemos sido con las mezclas y las pruebas que hemos pedido. Siempre están ahí para que todo esté donde tiene que estar.

Portada del primer disco de Reno.

Portada del primer disco de Reno.

Además del CD y las descargas en internet, ¿por qué apostasteis por el vinilo?
Es lo único que teníamos claro a la hora de editar el disco. A nivel estilístico es mucho más atractivo que un CD, ya que puedes apreciar el arte del disco a lo grande. A nivel sonoro es más cálido, tiene vida. En lo personal, es lo más romántico que puede tener un melómano en sus manos. El CD y el formato digital ha sido posterior, ya que lo necesitamos para poder enviarlo a medios y para que la gente que no dispone de plato pueda escucharlo.

El disco vio la luz en febrero y ya contáis con más de un millar de seguidores en Facebook, esto ya puede catalogarse como un triunfo.
Un triunfo para nosotros es salir de un concierto hinchados de alegría porque hemos hecho el bolo de nuestra vida. También lo es estar orgulloso de tu trabajo. El resto creo que viene de la mano. Las críticas en medios han sido positivas, esto ha influido en el rápido crecimiento de seguidores en las redes sociales. Siempre ayuda, pero no nos obsesionamos con los números.

A parte de este concierto en la sala Costello, hicisteis otro de presentación en la sala Wah wah de Valencia, ¿cómo fue jugar en casa?
Lo recordamos con cariño porque nos acompañaron muchas personas queridas y también muchas que desconocíamos. Ha sido nuestra oportunidad para decirle a los nuestros que estamos aquí, y que hay Reno para rato. Nos gusta Valencia, pero no es nuestro único objetivo. Siempre hemos dicho que estar igual de cómodos en todas las provincias donde vayamos no tiene precio. Y en ello estamos, tocando en Barcelona, Madrid, próximamente en tierras gallegas, en Gandia y con nuevas fechas que pronto anunciaremos.

Exactamente, Gandia os espera con el Sansan Festival, que incluye por ejemplo las actuaciones de Lori Meyers, Love of Lesbian, Iván Ferreiro, La Habitación Roja… ¿qué significa para vosotros colaros en ese cartel?
Es una ocasión increíble para mostrar lo que hacemos a miles de personas que han comprado ya su entrada. Nos gusta en general el cartel, ya que otorga importancia a la música nacional, cosa que se está perdiendo en la gran mayoría de festivales.

¿Cuál es vuestro mayor sueño para el futuro? ¿Cómo os veis en un par de años?
Preferimos pensar en presente, paso a paso, solo así se llega a construir el futuro. Por lo pronto vamos a grabar un EP en marzo que verá la luz a principios de verano, y que dará continuidad a lo que hemos venido haciendo hasta ahora: mucha guitarra, canciones incisivas y muy de directo.