El día de divertirse en el curro

Tal día como hoy hace 74 años acabó la Guerra Civil. Un hecho importantísimo y trascendental, pero como seguramente los medios convencionales ya se encargarán de hablar del asunto, nosotros nos hemos querido fijar en otra efeméride que también se conmemora el primero de abril y que suele pasar desapercibida….

El día de divertirse en el curro

Tal día como hoy hace 74 años acabó la Guerra Civil. Un hecho importantísimo y trascendental, pero como seguramente los medios convencionales ya se encargarán de hablar del asunto, nosotros nos hemos querido fijar en otra efeméride que también se conmemora el primero de abril y que suele pasar desapercibida. Hoy es el día de la diversión en el trabajo.

Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández son Gobernadores del Banco del Humor. Foto: Daniel Roselló.

Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández son Gobernadores del Banco del Humor Positivo. Foto: Daniel Roselló.

Este es el día en que lo empleados de la oficina organizan concursos de fotocopiarse el trasero, se celebran carreras de sillas de despacho o campeonatos de lanzamiento de tartas en la cara del jefe. Aunque en nuestro país continúe siendo prácticamente una celebración minoritaria, en el resto del mundo se celebra desde 1996 conocido como ‘International Fun at Work Day’.

Eruditos del humor

Eduardo Jáuregui y Jesús Damián fernández son eruditos del humor. Foto: Humor positivo.

Eduardo Jáuregui y Jesús Damián fernández son eruditos del humor. Foto: Humor positivo.

El objetivo de esta iniciativa es poner en relieve las importantes ventajas del buen humor en el entorno laboral. Algo que la ciencia y la psicología llevan demostrando desde hace mucho tiempo aunque las empresas se resistan a reconocerlo.

“Si conseguimos crear en el trabajo un ambiente divertido, o por lo menos donde predomine el buen humor, los beneficios son sorprendentes: Se reduce el estrés de los empleados y por extensión mejora su estado de salud. Se favorece un mejor clima para las ventas y negociaciones, y además se incrementa la motivación del trabajador”, cuentan Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández.

Echar un vistazo al currículum académico de estos dos eruditos del humor intimida, ya que a primera vista parecen gente muy seria: licenciaturas, doctorados, masters en Oxford e incluso un premio Goya. Sin embargo posiblemente sean dos de las personas que más tiempo han dedicado en España a estudiar los efectos positivos del humor y ellos han sido también los responsables de instaurar esta celebración en nuestro país.

“Empezamos a organizar este evento hace siete años y en este tiempo hemos hecho de todo”, destacan. Su primer golpe de efecto fue realizar una marcha en Madrid en la que los participantes desfilaban ataviados con uniforme de ejecutivo, bombín y paraguas. Los años sucesivos han seguido liándola organizando carreras de obstáculos, trabas y problemas, rescates económicos en el lago del Retiro o sus particulares Encierros de San Fermín.

Invitación a la boda entre empresas del Día de la diversión en el trabajo.

Invitación a la boda entre empresas del Día de la diversión en el trabajo.

«Para este año hemos decidido oficiar una boda entre dos empresas”, cuenta Fernández, “en una época en la que estamos hartos de lamentar que se cierren negocios, hay que mirar el lado positivo y celebrar que se pueda conseguir que dos empresas colaboren entre ellas para seguir creando empleo. Nos parece un motivo más que suficiente para celebrar un fiestón y una celebración”.

El humor en el curro

Aunque las performances del día de la diversión en el trabajo sean un toque de atención sobre la importancia del humor en el entorno laboral, Jáuregui y Fernández abogan en que el humor se debe utilizar para afrontar cualquier situación complicada en la vida.

“No siempre es fácil crear un clima divertido en el trabajo. Lo más complicado es conseguir que los jefes entiendan la importancia de que haya un buen ambiente en la empresa. Cabrear al empleado y que esté sometido a presión constante nunca es la llave para que un negocio funcione. Está comprobado que cuando mejor se trabaja es cuando se disfruta con el trabajo”, matiza Fernández.

¿Si el humor sirve para infundir ánimos ante algo tan terrible como el cáncer, cómo no va a ayudarnos a luchar contra el paro?

Quizá hablar de diversión en el trabajo en un país con casi cinco millones de parados pueda sonar un poco paradójico pero, como aclara Jesús Damián, es precisamente en estos momentos difíciles cuando más importante es el humor: “El humor es lo que nos permite seguir a flote y hacer frente a los problemas. Es un auténtico paraguas contra la adversidad. El ejemplo más bonito que me viene a la mente es el de la Asociación Contra el Cáncer de Teruel, que organiza cada año unas jornadas dedicadas al sentido del humor. ¿Si el humor sirve para infundir ánimos ante algo tan terrible como el cáncer, cómo no va a ayudarnos a luchar contra el paro?”.

El día de la diversión en Valencia

La iniciativa de estos dos trabajadores del humor se ha extendido año tras año por todo el país y ya se organizan actos en muchísimas ciudades. En Valencia el evento más importante corre a cargo de la consultora Conmac que, tras haberse sumado a las anteriores performances en Madrid ha decidido importar esta celebración y para ello han organizado un programa de festejos bastante singular.

Dólar del banco del humor positivo.

Dólar del banco del humor positivo.

A partir de las doce de la mañana la Plaza de la Virgen se va a convertir en su oficina al aire libre, donde desarrollarán diferentes competiciones: carrera a ciegas, caídas de confianza y carreras de globos. Al final de la mañana iniciarán un pasacalles multicolor que acabará con una relajante batalla de almohadas.

“Se trata de actividades muy divertidas pero que también son metáforas de la importancia de valores como la cooperación, el apoyo social o el optimismo”, puntualiza su director Julián Pelacho. “Salimos a la calle porque el humor hay que contagiarlo y compartirlo. De hecho vamos a repartir billetes de humor en efectivo a todo aquel que se acerque, además de invitarles a participar con nosotros”.

Ideas para celebrar este día

Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández desde su web Humor Positivo nos proponen algunas sugerencias para celebrar este día.

Sesión de papiroflexia: La pajarita de papel es uno de los pasatiempos de oficina más tradicionales y baratos. Y con imaginación y maña, el humilde A4 puede convertirse en cualquier cosa: una rosa, un sombrero samurai, un tiranosaurus rex…
Mini Film Festival: Pon el proyector de PPT a buen uso. Que cada persona escoja un vídeo divertido, de esos que duran un par de minutos, y se proyecten todos durante el desayuno, para luego votar a los mejores.
Concurso de aviones de papel en el pasillo: De nuevo, tiramos del económico papel, pero con un toque competitivo: el ganador o ganadora se llevará algún fantástico (aunque también económico) premio.
Competición de corbatas/zapatos horteras: Una forma divertida de reciclar esos complementos que jamás nos atrevemos a sacar del armario.
Taller de reciclaje: Hablando de reciclaje, se pueden hacer maravillas con las cosas que nos sobran. Una cartera realizada con un brick de zumo. Una lámpara hecha de vasos de plástico. Un bolso fabricado con antiguos discos de vinilo…
‘Singin’ in the rain’: Organiza una sesión para escribir la letra de una canción divertida sobre la crisis, con posible concierto final. Lo mejor es tomar una canción conocida y cambiarle la letra, tratando de respetar al máximo el ritmo y la rima original. Puede realizarse la actividad por departamentos o grupos, con premio para la mejor letra y la mejor interpretación
Churros: Sorprender al personal por la mañana con churros y chocolate frescos regentado por los jefes (con ayuda de algún maestro churrero).
Fotos de bebés: Pedir a todo el mundo que traiga fotos de cuando eran bebés, y montar una quiniela para tratar de acertar quién es quién.
Inocentada sorpresa: Preparar una inocentada simpática para todo el departamento, empresa o para un grupo o persona concreta.
Premio: Otorgar un premio a la persona más animosa de la oficina por el buen humor que proporciona a sus compañeros y compañeras.
El Día de…: Montar un día temático con decoración, actividades y disfraces de acuerdo con el tema: el día de los sombreros/gorros, el día de ‘Star Wars’, el día de la samba, el día de los piratas,… Otra opción es volver a celebrar la Navidad. O los sanfermines.
Chistes: Empezar una reunión con una ronda de chistes.
Chinos: Juntarse para una comida festiva y luego jugarse el café a los chinos.
Decoración: Redecorar la oficina con toques divertidos.
Mantear la crisis: Y finalmente… crea un muñeco terrorífico, espantoso, horripilante, que represente a la Crisis Económica, y somételo a algún tipo de castigo ritual ¡Que aprenda!