Diez peligros de internet antes del Día de Internet



Mañana se celebra en medio mundo el Día de Internet, una jornada abierta a la participación de los internautas y que busca dar a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de las personas. Sin embargo, casi 25 años después de su desarrollo, la…

Diez peligros de internet antes del Día de Internet

Mañana se celebra en medio mundo el Día de Internet, una jornada abierta a la participación de los internautas y que busca dar a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de las personas. Sin embargo, casi 25 años después de su desarrollo, la red sigue planteando muchas incógnitas.

Internet ha evolucionado mucho desde 1990, pero tiene todavía muchas caras. Foto: Kristina Alexanderson.

Internet ha evolucionado mucho desde 1990, pero tiene todavía muchas caras. Foto: Kristina Alexanderson.

La Asociación de Usuarios de Internet, junto a un buen puñado de asociaciones sin ánimo de lucro de todo el mundo, impulsa mañana sábado la celebración del Día de Internet, una jornada con la que potenciar el uso provechoso de un canal de información que se ha tornado en básico en nuestras vidas. Coincidente con el Día Mundial de la Sociedad de la Información organizado por Naciones Unidas, la efeméride «pretende dar a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y de sus ciudadanos», además de aportar «una oportunidad para impulsar y favorecer el acceso a la Sociedad de la Información de los no conectados y de los discapacitados».

Celebraciones de administraciones públicas, descuentos en tiendas ‘online’ y discursos institucionales aparte, tras un cuarto de siglo de evolución, la red (nacida como la conocemos hoy en 1990) se agiganta con pies de barro, sustentándose en unos principios que suscitan muchas dudas. Se pueden plantar muchas preguntas sobre los peligros que supone la ‘world wide web’ tal y como está planteada, pero nosotros dejamos sobre la mesa sólo diez.

Un grupo de voluntarios advierte sobre la privacidad en internet. Foto: Waag Society.

Un grupo de voluntarios advierte sobre la privacidad en internet. Foto: Waag Society.

La privacidad y las redes sociales

Acrecentado por el auge de las redes sociales, la privacidad comienza a ser una cuestión capital a tener en cuenta en el desarrollo futuro de internet. La red evoluciona a una velocidad mucho más elevada que las legislaciones y, en ocasiones, derechos fundamentales de los ciudadanos como la privacidad o el derecho al honor pueden verse perjudicados. Como muestra el botón aportado por el Tribunal de Justicia Europeo en una sentencia conocida esta misma semana y que ha obligado a Google a borrar datos que atentaban contra el honor de un ciudadano español y estaban indexados en su algoritmo.

Un informe de la Casa Blanca, encargado por la Administración Obama, recomendaba hace unos meses la creación de nuevas regulaciones para proteger a los usuarios del uso que grandes compañías y autoridades puedan hacer de sus datos. Una especie de ‘big data’ propuesto justamente después de que se filtrara el espionaje masivo que el Gobierno estadounidense estaba realizando de millones de personas en todo el mundo. «Debemos vigilar las decisiones que se toman de manera automática y con qué criterios se realizan”, matizó uno de los responsables del informe, avisando del enorme problema que los usuarios tendremos con el actual sistema de no vigilancia al vigilante. La combinación de datos de Faceook, Twitter, Foursquare y de nuestro correo electrónico puede estar ofreciendo a quien no debería un océano de información.

La hiperdependencia de Google

Orwell imaginó un gran hermano, pero no llegó a ponerle un tamaño tan enorme como el que tiene hoy por hoy el mayor proveedor de información del mundo. Google dejó hace tiempo de ser un simple buscador para mutarse en una de las empresas privadas con mayor poder en todo el mundo.

Cuidado con Google: el 75% de los ‘smartphones’ usan Android, 425 millones de personas tienen Gmail y Chrome es el navegador más usado

Su algoritmo decide qué, quién, cómo y por qué aparecen los contenidos en la red y esto le ha valido más de un problema legal. Uno de los que más dinero le puede contar el de la indexación de contenidos de centenares de medios de comunicación de todo el mundo, que ayudan a que el gigante de Mountain Wiew (California, Estados Unidos) llene sus bolsillos con la gestión de la publicidad y de servicios auxiliares.

El 75% de los teléfonos inteligentes del mundo usan Android, el sistema operativo móvil de Google. Más de 425 millones de personas tienen una cuenta de Gmail. Chrome ya es el navegador más usado del mundo y en él se hacen parte de los más de 4.500 millones de búsquedas que se realizan cada día en el buscador. La posición de hegemonía es imposible de tumbar y no es de extrañar que gobiernos y organismos independientes de todo el mundo miren con recelo los movimientos de Google.

El robo de datos y el ‘spam’

El 18% de los españoles ha sido víctima de un robo de identidad, convirtiendo a España en el país de la Unión Europea que más problemas de este tipo registra según Eurostat. De hecho, la Agencia Española de Protección de Datos recibió el doble de denuncias en 2013 que en el año anterior, enorme mayoría de ellas relacionadas con la red.

EL 'spyware' y el 'malware' son dos de los grandes problemas en el desarrollo de seguridad en internet. Foto: Montecruz Foto.

EL ‘spyware’ y el ‘malware’ son dos de los grandes problemas en el desarrollo de seguridad en internet. Foto: Montecruz Foto.

Detrás de la captación de datos digitales suelen estar los programas maliciosos o ‘malware’, un batallón de ladrones automatizados que envían miles de mensajes cada día en busca de sistemas informáticos con la guardia baja. Sistemas o incautos internautas que no diferencian mensajes de ‘spam’ de verdaderos mails de sus bancos o compañías telefónicas. El problema puede ser de dimensiones incalculables. En 2013, sólo en Estados Unidos se calculan pérdidas por este tipo de robos de más de 38.000 millones de euros.

Cuidado con qué se compra y en quién se confía

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en los primeros meses de 2013 en España las empresas ingresaron 3.185 millones de euros en actividades relacionadas con el comercio electrónico. Sectores como el turismo, el transporte o el marketing continúan por delante en la cantidad de negocio generado, por delante de ropa, apuestas y ocio (entradas, fundamentalmente).

España es el país de la UE en el que más móviles con internet hay por habitante. También es el país con más suplantación de identidad

La navegación segura, los protocolos de seguridad a la hora de pagar y los sellos de calidad han hecho aumentar la confianza en el comercio electrónico en los últimos años. Sin embargo, las complicaciones a la hora de reclamar pagos fuera de nuestras fronteras y los problemas de postventa aún dejan fuera de este negocio a muchos usuarios. Para ellos, sólo hace falta un poco de tiempo y andar con pies de plomo.

El crecimiento del ‘hackeo’ de móviles

En España hay en circulación más 26 millones de móviles con conexión a internet. En 2012 y 2013 se experimentó un crecimiento que le ha situado como país de Europa con más ‘smartphones’ por habitante. Este volumen de información comienza a preocupar a los expertos en seguridad, fundamentalmente cuando se trata de datos de empresas.

Los teléfonos inteligentes se han destapado como herramientas fáciles de ‘hackear’. Grietas de seguridad como la que permitió en julio de 2013 acceder a miles de móviles que usaban una determinada codificación en su SIM están cada día más presentes y ya no es raro leer noticias como que el móvil de Kate Middleton, duquesa Cambridge, fue asaltado 155 veces en un año de forma remota. El comportamiento responsable a la hora de conectarse a redes ‘wi-fi’ desconocidas y el uso de aplicaciones certificadas se antoja como básico.

El canibalismo lingüístico

Internet es el sitio donde las minorías pueden crecer y, gracias a proyectos de divulgación como Wikipedia, leer contenidos en prácticamente todas las lenguas oficiales del mundo. Sin embargo, la estandarización de los contenidos, la producción para mercados globales y la viralidad de contenidos de mercados anglosajones en redes sociales como Twitter está arrinconando un gran número de idiomas en la red.

El inglés ha potenciado su carácter de lengua vehicular en la red. Foto: TransCam.

El inglés ha potenciado su carácter de lengua vehicular en la red. Foto: TransCam.

La cifras de Global Search muestran cómo entre inglés, chino y castellano copan más del 60% de los usuarios de internet, quedándose fuera de la lista de los 30 primeros idiomas como el hindi, idioma oficial de India, segundo país más poblado del planeta tras China. Si nos fijamos en el contenido, los datos que aporta la web especializada Language Connect son aún más categóricos: el 55% de los contenidos que están publicados en internet son en inglés. El castellano y el chino estarían en el quinto y sexto lugar respectivamente con poco más del 4,5% cada uno.

Poca o nula actualización del usuario

Internet Explorer es el gran ejemplo de muchos de los problemas de actualización que muchos usuarios tienen. La red y sus aplicaciones avanza a marchas forzadas y un buen puñado de los consumidores no son capaces de asimilar o no tienen a su disposición esos cambios. El buscador de Microsoft, uno de los paradigmas de mal funcionamiento para la mayoría de internautas, es usado todavía por un 28,77% de la población. Una cifra que ha bajado casi a la mitad en tres años y que resiste fundamentalmente por la falta de elección en ambientes laborales. De hecho, el uso de Internet Explorer baja a niveles casi residuales en fin de semana, una vez que no se contabilizan los millones de puestos de trabajo en los que se obliga a usarlo sin alternativa.