«La crisis ha ayudado a buscar en el ‘running’ una terapia para paliar depresiones y ansiedad»



Como atleta y psicóloga deportiva, Davinia Albinyana vive de cerca la explosión del atletismo popular, que disfruta de su momento dorado, en parte, gracias al interés de la mujer que «se ha metido de lleno en este mundo»

«La crisis ha ayudado a buscar en el ‘running’ una terapia para paliar depresiones y ansiedad»

Llueve en Valencia pero eso no impide que la gente salga a correr por el río. Las instalaciones del paseo de la Petxina están casi vacías, desangeladas por culpa del mal tiempo. Pero se ve movimiento. Hay atletas para los que no importa ni el calendario ni cómo se han levantado las nubes. Deben cumplir su preparación. Otros, con menos exigencia, pasan por el río desafiando los charcos y las finas gotas de lluvia. El ‘running’ es su válvula de escape. De ambos grupos puede dar las claves Davinia Albinyana, psicóloga deportiva y, como ella misma se define, «atleta en proyecto de triatleta». Con 12 años de experiencia en el deporte de resistencia, continúa en competición a la vez que trabaja con deportistas en el establecimiento de objetivos y en la gestión de los retos que el deporte va planteando. Un trabajo de campo, de confianza y de relación estrecha con el deportista.

A pesar de los objetivos conseguidos, aún nota como su figura es complicada de implantar en el mundo del deporte. «Hay entrenadores, sobre todo los más mayores, que aún te ven como un agente extraño, pero la mayoría de las veces aceptan al psicólogo deportivo porque vienen a buscarlo como última opción». Poco a poco, la preparación psicológica se va incluyendo en las rutinas deportivas como el resto de la preparación física del deportista.

¿Qué aspectos físicos son los más que más importan para modalidades de resistencia como el atletismo o el triatlón?

La resistencia, básicamente. Estar durante un largo periodo de tiempo con una intensidad no muy alta, pero una intensidad moderada.

Desde el punto de vista del atleta, ¿qué es lo más importante mentalmente para afrontar este tipo de preparación?

Tener una actitud de resistencia y ser fuerte. Eso, a nivel básico como deportista.

Y desde la mirada del psicólogo deportivo, ¿qué se le recomienda al deportista desde el punto de vista mental?

Sobre todo, que haga una planificación, tener claros los objetivos y estar entrenado mentalmente para los momentos buenos y los no tan buenos.

¿Hay más momentos no tan buenos?

Sí. Para un deportista de élite hay más fracasos o intentos de llegar. Lo que pasa es que sólo sale el éxito y lo que reluce.

«Para el deporte hay que estar hecho de una pasta especial. El ‘running’ sí que es más accesible»

En una preparación tan larga, ¿qué es lo más importante?

Lo primero es hacer un poco acto de fe. Hay veces que entrenas, quieres conseguir algo, no lo consigues y tienes que persistir para llegar a algo.

Generalmente se le da mucha importancia a la alimentación cuando la preparación es a tan alto nivel. Supongo que todos los hábitos diarios deberán tenerse en cuenta.

Es lo que se llama entrenamiento invisible. Todo lo que no se hace entrenando como ejercicio físico. El descanso, tanto sueño recuperador como las siestas. La hidratación, que es fundamental, más incluso que la alimentación. No es que la alimentación no sea necesaria; lo digo porque así como el cuerpo nos avisa cuando tenemos hambre, la hidratación no nos avisa. Cuando nos avisa ya es tarde. En el deporte, y más ahora que está tan de moda el ‘running’, la gente te suele preguntar “qué nos aconsejas”, y yo siempre les digo “hidrataos bien”. En definitiva, el entrenamiento invisible es vital.

Este tipo de entrenamientos que son muy exigentes por la constancia hacen que este mundo no esté abierto a todo tipo de personas. ¿Cualquier persona puede acercarse a este deporte o hay que estar hecho de una pasta mental específica?

Si hablamos del deporte de élite hay que estar hecho de una pasta. Incluso gente con mucha con condiciones físicas no alcanza una trayectoria deportiva con éxito porque no tiene las condiciones mentales. Pero es verdad que el ‘running’ sí que es accesible a cualquier perfil porque es un deporte natural. Es un medio muy fácil y accesible.

Se le ha venido a calificar incluso como deporte democrático.

Es muy justo y muy flexible. Por eso cualquier persona de cualquier condición, peso, edad, hombre o mujer, con unas zapatillas, puede ir a la calle a correr.

«Correr se ha convertido en una verdadera válvula de escape. A la vista está que mucha gente sale a rodar y se despeja»

El ‘running’ tiene sobre él la etiqueta de deporte de moda. ¿Por qué se ha acercado tanta gente a practicarlo?

Como psicóloga veo muchas cosas. La crisis ha ayudado bastante a buscar una terapia para paliar depresiones y ansiedad. Como es económico, tiene su efecto también. La gente no sabe qué hacer y en lugar de gastarse dinero en un gimnasio o en una piscina, hacen ‘running’ y se sienten deportistas y héroes en sus retos. El otro factor que ha hecho que haya un aumento tan significativo es la mujer. De repente, la mujer como fenómeno social se ha metido de lleno en este mundo.

Es casi una válvula de escape.

Claro que sí. A la vista está que mucha gente que antes ni se planteaba practicar deporte, ahora para paliar los efectos negativos de estar en casa pensando en cosas que no puede hacer o quejándose, sale a rodar y se despeja. Correr tiene beneficios físicos y psicológicos porque además generas grupo.

También tiene un efecto claro para mejorar la autoestima.

Como la filosofía del ‘running’ es el esfuerzo y todo el mundo sufre, sea del nivel que sea, una vez terminas tu tarea de esfuerzo, tu autoestima se ve directamente alzada. Como también mejoras tu imagen, todo eso hace que la confianza y muchas variables psicológicas mejoren.

¿Por qué se ha convertido el ‘running’ en un fenómeno sociológico desde el punto de vista femenino?

La mujer ha aprovechado y se está reivindicando un poco. El deporte ha pasado de ser un reclamo a ser un derecho. Con esta modalidad puede salir en grupo, no tiene que ir sola a un gimnasio y aprovecha la existencia de grupos de mujeres con sus mismas condiciones para salir a correr. Se sienten deportistas.

Se recomienda rentabilizar el esfuerzo con el planteamiento inicial de metas. ¿Se está gestionando bien la creación de metas alcanzables?

El mercado se está aprovechando un poco. Hay mucha gente que se lanza a hacer maratones, por ejemplo, que es una distancia que a mí personalmente me causa mucho respeto. Los entrenadores físicos, si son sensatos, deberían prepararlos mínimamente un año. Hay gente que no se plantea un sistema de establecimiento de objetivos real. Tienes que marcarte unos objetivos a corto, medio y largo plazo. El largo plazo puede ser una maratón, pero en algunos casos se está haciendo la preparación exprés con distancias un poco arriesgadas. Se están metiendo marcas de ropa, material deportivo o medicina deportiva a las que les interesa todo aquello que está alrededor de las carreras populares. Los profesionales del deporte lo estamos dando todo, pero sí es verdad que hay gente que está mal asesorada.

«El mercado se está aprovechando un poco de esta moda. Es un deporte que se presta mucho a la exposición pública»

Alrededor de todo este mundo se ha creado una burbuja comercial.

Los que hemos hecho atletismo, no ‘running’, más años, sí que hemos visto como se está prostituyendo el atletismo. De repente aparece alguien y quiere ser protagonista de un reto. Sí que es verdad que todo el mundo tiene sus retos, pero vemos que se han aprovechado para sus intereses.

Es un deporte que se presta mucho a la exposición pública, sobre todo por la promoción de los retos.

Hay gente que se acerca porque es un deporte de moda. Es un deporte muy accesible, todo el mundo puede meterse en una competición de ‘running’ pero no puede hacerlo en una competición de fútbol. Además, las redes sociales acompañan a crearte un perfil, colgar fotos y facilitarte ser el protagonista de tu historia.

Sí que es verdad que hay historias con mucho mérito detrás.

Con mucho mérito. Hay historias que hay que detectar, reconocer y valorar.

¿Qué se le recomienda a la gente que se acerque de cero a un reto personal con, por ejemplo, un año de antelación?

Primero es importante saber cómo estás físicamente, si estás apto para hacer un ejercicio moderado. Y luego, establecer un sistema de establecimiento de objetivos para poder conseguirlos a corto, medio y largo plazo. A partir de ahí, trabajar en la dirección en la que quiera ir uno.

En el caso de que no se consigan los objetivos, ¿cómo se gestiona el fracaso?

Por eso es importante que el sistema de establecimiento de objetivos se haga bien hecho. Si partimos de hacerlo bien, siembre habrá éxito. Si somos realistas con los objetivos que tenemos delante, no te vas a plantear un desafío, te vas a plantear un reto, una oportunidad de hacer algo y no un desafío amenazante que luego te produzca fracaso.

Los objetivos deben ser entonces muy personales.

En eso el principiante va bien encaminado porque de normal sí que es una locura plantearse hacer una maratón, pero una vez que lo hace no se plantea hacer marca. De normal [su reto] es acabarla, un objetivo bastante sensato.