“Si recordamos a Foo Fighters, de puta madre. Si fuera a otra cosa, igual cambiábamos”



Dinero es una de esas bandas que suenan a algo familiar. Pero para su batería, Ekain Elorza, los parecidos están muy lejos de ser un problema. Ya se han metido en faena para darle un sucesor a ‘DNR’, su último disco

“Si recordamos a Foo Fighters, de puta madre. Si fuera a otra cosa, igual cambiábamos”

Dinero se acaba de meter en el estudio de grabación para empezar de nuevo a tantearse. No se han apagado las brasas de su último disco ‘DNR’, con el que dieron en 2014 un salto de calidad portentoso. Se han hecho un hueco y no les importan parecidos ni similitudes. Ellos van a su ritmo y así se irá gestando su nuevo material. Ekain Elorza, batería del grupo, tiene el turno de respuesta. Con ganas de poder evolucionar, no sueltan de ninguna manera las canciones llenas de rabia y ‘reefs’.

¿Qué tal la vuelta al estudio de grabación?

Bien. Empezamos ayer mismo [por el pasado lunes] y estamos probando con Santon y Fluren en Blind Records a ver si el trabajo en conjunto mola. Íbamos a hacer dos canciones y al final se quedará en una.

¿Comienza ya el trabajo de cara a grabar disco nuevo o estáis con los preparativos?

Estamos maquetando canciones y es probable que hagamos el disco aquí, pero no sé cuando. Tenemos una docena de canciones pero no es inminente, no es que vayamos a entrar a grabar el disco. Igual hasta después de verano no sale el disco.

Con la primavera que os espera, no os ponéis fecha.

Está la cosa animada, hay bastantes festivales en los próximos meses y estamos contentos. Se nota mucho más ambiente para este año y para el que viene.

Desde la presentación de ‘DNR’ el grupo subió un par de escalones. Ahora parece que se espera de vosotros la confirmación. ¿Qué sonido se le da a un disco con esas expectativas?

Nos pillas ahora mismo comentándolo en el estudio. En ‘DNR’ nos centramos en hacer las canciones a trío. Ser un trío de rock y con muy poca floritura, con una grabación muy cruda. No queríamos añadir nada que luego no pudiésemos tocar en directo. Para este nuevo queremos cambiar un poco ese concepto. No cerrarnos a nada y cualquier cosa que se nos ocurra meterlo sin miedo. Luego ya veremos cómo lo hacemos en directo. No limitarnos al hecho de que somos una guitarra, un bajo, una batería, la voz, los coros y ya… Si hace falta más guitarras u otros instrumentos, los meteremos sin miedo.

Hasta ahora una de las señas de identidad de Dinero había sido precisamente que sonaba en directo casi con el sonido del disco.

No perderemos esa fuerza. Veremos cómo nos las apañamos para que esté todo. No va a ser algo exagerado. Seguiremos sonando a trío de rock y seguirá teniendo nuestro sello. Queremos centrarnos en el disco como algo diferente al directo y el directo ya veremos cómo lo hacemos. No nos da ningún miedo, sabemos que los directos van a seguir funcionando.

“Hasta ahora hemos hecho grabaciones muy crudas. Para el nuevo disco no queremos cerrarnos a nada”

¿La esencia de canciones como ‘Duelo de titanes’, ‘Purasangres’ o ‘Dinamita’ continúa?

No se pierde. Seguirá habiendo momentos de ‘reefs’ y momentos muy épicos, pero hay mucha melodía. ‘DNR’ era mucho más crudo y este nuevo viene un poco más adornado, más melódico, pero con muchas partes cañeras.

¿Os cansa la comparación con bandas como Mastodon, Queens of the Stone Age o Foo Fighters?

Qué va a cansar [ríe]. Siempre salen nombres. Hoy mismo estábamos grabando unas guitarras y con un arreglo alguien ha dicho “eso recuerda mucho a Foo Fighters”. Pues si recuerda a Foo Fighters, de puta madre. Si dicen que recuerda a otra cosa, igual lo cambiábamos. Por ahí van los tiros, al final te gusta escuchar a los grupos que te gustan en tus temas.

¿Las influencias vienen también del ‘indie’ nacional?

En nuestro caso no hacemos mucho caso. Controlamos la escena ‘indie’, sobre todo porque son colegas y coincidimos, pero ninguno de nosotros se pone discos de esa escena. Nos sentimos un poco fuera de ella.

¿Pensáis que el ‘indie’ nacional peca un poco de endogamia?

Sabemos que pasa, pero nosotros no encontramos dentro de la escena ‘indie’ artistas en los que podamos vernos reflejados. Estamos un pelín aparte de esta movida. Somos un poco más duros y con otras influencias. Siempre tiramos un poco al extranjero para buscar influencias.

Mañana jueves estaréis en Valencia (sala WahWah) junto a Full en una de las primeras fiestas de presentación del SanSan Festival. Uno de los primeros conciertos desde que tenéis a Alejandro Ovejero ‘Ove’.

Ha sido una llegada fenomenal. ‘Ove’ es un fenómeno, súper tranquilo, toca el bajo que lo flipas y canta muy bien. Nos ha venido fenomenal. Hubo un momento malo cuando se fue Rubén, porque encontrar una persona nunca es fácil y más siendo un trío. Tiene que encajar en la personalidad, el compromiso con la banda… salimos del bache y hemos salido ganando.

Además del SanSan, estaréis en tres o cuatro festivales más entre primavera y verano. Siempre conviene ese rollo para grupos como el vuestro.

Los festivales siempre te hacen tocar delante de gente nueva y son de puta madre porque en invierno se nota. Lo hemos notado desde el primer Sonorama en el que tocamos. La gente te conoce en los festivales y luego te los llevas a las salas.

Eso de que para los músicos el invierno es para descansar, pasó a mejor vida.

Nosotros hemos sido muy de currar invierno. Hasta el año pasado no hemos sido muy festivaleros y este año será el que más festivales haremos. Nos hemos pateado todas las salas.