Siete décadas con el reloj adelantado

Una decisión estratégica de Franco en el marco de la Segunda Guerra Mundial, dejó a España como el país del mundo en el que más tarde se pone el sol pese al horario de verano.