Al borde del colapso judicial

No es necesario ser un delincuente para entablar relación con la justicia. Todos debemos pasar por el Registro Civil a inscribir a nuestros hijos, notificar una defunción o formalizar un matrimonio. Accidentes de tráfico, seguros, hipotecas e incluso insultos entre vecinos se acumulan por cientos en las dependencias judiciales de la Comunitat Valenciana.