«Hay clubes que traen niños y no tienen ningún consentimiento de nadie, ni de los padres»

Román llegó con poco más de 13 años a España para jugar al fútbol y acabó en la calle abandonado por un representante sin escrúpulos. Su historia habla de la mercantilización de un deporte con menores de por medio